CELTA

Sergi espera aplazar a final de temporada su paso por quirófano

Si el tratamiento consevador no sirve, causaría baja entre dos y tres meses con el mercado de invierno abierto

El doctor Cota acompaña a Sergi Gómez en el Camp Nou.
El doctor Cota acompaña a Sergi Gómez en el Camp Nou.
Sergi espera aplazar a final de temporada su paso por quirófano

Sergi Gómez estará, con total seguridad, dos o tres semanas de baja por la  luxación escapulohumeral del hombro derecho que sufrió en el partido del pasado sábado en el Nou Camp. Pero el jefe de los servicios médicos del Celta, Juan José García Cota, añadió ayer a tal diagnóstico que si el tratamiento conservador por el que se ha optado no funciona, el central tendría que pasar por el quirófano y estaría entre dos o tres meses alejado de los campos. Ante tal situación, la apuesta es intentar recuperar la articulación lo suficiente como para que el futbolista vuelva a competir tras esas dos o tres semanas y aplazar la operación quirúrgica para el final de temporada, si en ese momento se estima, como todo parece indicar, que sea necesaria.  
Sergi, que ya había sufrido una luxación previa en dicho hombro hace cinco años, tiene "una serie de lesiones en el hombro que afectan a estructuras que intervienen en la estabilidad. Su evolución está siendo buena y vamos a optar por el tratamiento conservador, que no vaya más allá de dos o tres semanas para entonces valorar si puede volver a los campos. Esas lesiones nos hacen pensar que pueda necesitar una cirugía en el futuro", señaló Cota. Quien añadió que "la decisión dependerá de su evolución, de si volviese a tener episodios similares. Incluso valorarlo a final de temporada. En principio no vamos a optar por ese tratamiento porque creemos que, al menos a corto plazo, podemos tener una posibilidad de que pueda participar en entrenamientos y partidos con normalidad". 
De hecho, el galeno céltico refiere que el defensor "no tiene casi dolor y se siente bien". Por eso, a día de hoy, "lo estamos frenando porque no se da un mínimo de cicatrización.  A finales de la próxima semana esperamos meterlo con el equipo para ver sensaciones".
Cota aclaró que cuando Sergi llegó al Celta supieron de ese problema en el hombro y "hasta este momento, no había tenido problema. Pero cada vez que hay un episodio, el riesgo de repetirse aumenta. De ahí que tengamos en mente la posibilidad de una cirugía".
Tal amenaza puede hacer que el club se replantee su actitud de cara al próximo mercado de invierno. En principio, Juan Carlos Unzué señaló que no se ficharía a nadie si no hay salidas. Maxi Gómez tiene la poderosa opción de irse al fútbol chino, así que el reemplazo podría no ser un delantero, sino un defensa si Sergi Gómez se pierde dos o tres meses, dado que el número de defensores en el plantel ya está bastante limitado.
Uno de ellos es Facundo Roncaglia, recién salido de una lesión que se prolongó "para limitar el riesgo de una recaída", razonó Cota, quien reconoció que el propio fubolista le dijo tras el choque contra el Barça que "se sentía lento. Es algo temporal y normal".n