CELTA 0-0 LEGANÉS

Reparto de puntos en Balaídos

El Celta ha tenido más el balón, ha dejado muestras de mucha calidad pero Maxi Gómez no ha estado acertado. Ambos conjuntos han tenido ocasiones claras de gol.

El jugador del Leganés Mikel Vesga (i) ante David Costas, del Celta
El jugador del Leganés Mikel Vesga (i) ante David Costas, del Celta
Reparto de puntos en Balaídos

El efecto Cardoso quiere ser mucho más que un efecto. Quiere ser tendencia. Tras una derrota y dos victorias con el entrenador portugués en el banquillo, el Celta busca refrendar hoy ese buen momento en la visita a Balaídos de otro equipo optimista que acumula cinco jornadas sin perder, el Leganés. En el banquillo madrileño, un viejo conocido como Mauricio Pellegrino, quien hace dos campañas dejó a los célticos fuera de la final de Copa con el Alavés.

Los dos últimos partidos, ante Huesca y Villarreal, han dejado buenos resultados y buenas sensaciones, pero no actuaciones redondas. Con todo, la apuesta más esperada de Miguel Cardoso, técnico celeste, es la de repetir equipo. La gran novedad entre los convocados es Stanislav Lobotka, pero el hecho de salir de una lesión de más de un mes de duración evita que opte ya a un puesto en el once inicial, una decisión que parece aplazada hasta la visita al Camp Nou de la próxima semana.
Por lo demás, no se esperan cambios. Si es así, repetirán Rubén Blanco en portería y la línea de cuatro defensas formada por Hugo Mallo, Néstor Araujo, David Costas y David Juncá. De los centrales de los que dispone, Cardoso ha dejado fuera de la lista a dos –Roncaglia y Júnior– y a Gustavo Cabral como reserva en el banquillo. El paraguayo no parece contar para el portugués como lateral, puesto para el que únicamente dispone entre los suplentes del canterano Kevin Vázquez.
En el centro del campo, a la espera de Lobotka, el buen rendimiento de Okay Yokuslu, sobre todo, y Jozabed Sánchez les abre la puerta para mantenerse entre los elegidos. Y arriba, el dueto inamovible que conformaban Iago Aspas y Maxi Gómez se ha convertido en trío con Brais Méndez, en un excepcional momento de forma, de puntería y de capacidad de último pase. El cuarteto, en principio, lo completará Sofiane Boufal, relegando al banquillo a Andrew Hjulsager y Pione Sisto y a la grada a Emre Mor.
La idea es seguir avanzando en el proyecto diseñado y, jugando en casa, eso supone tener más posesión e hilar más acciones combinativas, aunque teniendo claro que ya no hay orden inamovible de sacar siempre el balón jugado desde atrás. Además, sigue sin prodigarse el equipo en la presión alta, aunque tal vez el Leganés no sea el equipo ideal para ponerla a prueba.
Porque del bloque madrileño sobresale, sobre todo, esa capacidad colectiva. Aunque, eso sí, mermada esta noche por hasta ocho bajas, algunas de ellas de calado como la de Rubén Pérez, al que Apelación no levantó ayer el partido de suspensión. Tampoco estará Recio, lo que abre un agujero en el centro del campo. Tarin, Szymanowski, Ezequiel, Santos, Rolan y Nyom completan las ausencias visitantes.n