CELTA

Rubén estudia su marcha

Rubén Blanco (d), con Brais Méndez y Sergio, en un entrenamiento en A Madroa.
Rubén Blanco (d), con Brais Méndez y Sergio, en un entrenamiento en A Madroa.
Rubén estudia su marcha

Rubén Blanco buscará salir del Celta el próximo verano después de una temporada en la que tampoco ha conseguido hacerse con la titularidad en la portería celeste. Según publicó ayer el diario "As", el guardameta de Mos, que se incorporó como infantil al club celeste, no está contento desde hace meses y el hecho de haber perdido la condición de titular en el último tramo de competición no le ha sentado nada bien.
Por ello, el Celta ya ha empezado a buscar en el mercado un portero que forme pareja la próxima temporada con Sergio Álvarez, que el pasado mes de enero renovó su contrato con la entidad celeste hasta junio de 2019.
Rubén tiene contrato con el Celta hasta 2020 y la próxima campaña regresará también a Vigo Iván Villar, cedido en el Levante. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha empezado a relacionar a un buen número de guardametas con el club céltico.
Fabricio Agosto, exportero del Deportivo y ahora en las filas del Besiktas, fue el primero en sonar como refuerzo del Celta y posteriormente se unieron a la lista Fernando Pacheco, meta del Alavés con una prohibitiva cláusula de rescisión de 40 millones de euros, y Diego López, ahora en las filas del Espanyol.
Pero lo cierto es que la dirección deportiva que encabeza Felipe Miñambres está trabajando para reforzar una posición que se consideraba perfectamente cubierta con un portero de futuro como Rubén Blanco, de 23 años e internacional con las categorías inferiores de la selección española.
El cambio, según apuntó "As", se debe a la situación del propio Rubén, que no se siente cómodo con el papel que está jugando actualmente en el equipo.
El mosense no pudo empezar la temporada por una lesión, pero cuando regresó se hizo con la titularidad. Todo cambió en el calentamiento del partido contra el Málaga, en Balaídos, cuando el guardameta sufrió una lesión en el tendón de Aquiles izquierdo que  lo dejó unas semanas en el dique seco.
Sin embargo, Sergio Álvarez protagonizó unas actuaciones extraordinarias durante la convalecencia de Rubén y cuando el de Mos regresó, Juan Carlos Unzué decidió mantener al 'Gato de Catoira' como titular.
En los siguientes encuentros, Sergio ha seguido manteniendo un nivel muy alto en la portería del Celta y Unzué ha seguido dejando en el banquillo al que estaba llamado a ser el portero del equipo vigués durante muchos cursos.
A sus 23 años, Rubén no está contento con la situación y ya ha planteado que se quiere marchar el próximo verano en busca de los minutos que no encuentra en el Celta.
Mientras tanto, el club celeste seguirá buceando en el mercado para encontrar un guardameta de garantías que acompañe a Sergio Álvarez la próxima temporada, ya que Iván Villar, que tampoco ha tenido minutos con el Levante, no se ve como una alternativa. n