BALONMANO DIVISIÓN DE HONOR

Revancha de la Supercopa

El Guardés recibe al Rocasa, líder invicto, tras casi dos meses de parón de liguero (21:00)

Las jugadoras del Guardés realizaron ayer el último entrenamiento antes del partido de esta noche.
Las jugadoras del Guardés realizaron ayer el último entrenamiento antes del partido de esta noche.
Revancha de la Supercopa

Después de casi dos meses de parón por el Mundial y las vacaciones navideñas, el Mecalia Atlético Guardés retoma hoy la Liga con el que será, probablemente, el partido más exigente de cuantos disputará esta temporada en A Sangriña. El vigente campeón recibe al líder invicto de División de Honor, un Rocasa Gran Canaria que ha salido victorioso en las diez jornadas que se han jugado hasta el momento y que aventaja al Guardés en cuatro puntos en la clasificación, por lo que al conjunto de José Ignacio Prades sólo le vale la victoria para mantener sus opciones de reeditar el título.
El Mecalia, además, se toma este encuentro como una revancha de la última Supercopa, disputada en Vigo y en la que las canarias vencieron con autoridad (26-28).
"Es uno de esos partidos que gusta jugar, tanto a la plantilla como a los técnicos, porque supone un reto complicado", afirma el entrenador del Guardés, que reconoce que su equipo "está muy motivado. Las jugadoras tienen en mente el partido de la Supercopa y, aunque no hay nada personal contra el Rocasa, queremos quitarnos el mal sabor de boca que nos dejó aquel partido. Esperemos no tener el lapsus inicial que sufrimos entonces y que se vea un gran espectáculo".
Para este encuentro, Prades recupera a su capitana, Estela Doiro, que se lesionó precisamente en la Supercopa, el pasado mes de septiembre, y ha estado casi cuatro meses fuera de las pistas. "Es una buena noticia recuperar a una jugadora y más siendo Estela, que tiene un peso específico dentro del equipo", señala el técnico del Guardés.
Sin embargo, Prades tendrá que decidir los minutos que le dará tanto a Doiro como a Gabriela Romero, que parece recuperada de su dolencia, o Marta Méndez, que arrastra una fascitis plantar desde julio y se incorporó el pasado lunes a los entrenamientos. En esa sesión, Anthía Espiñeira sufrió también una lesión y, a faltas de pruebas médicas, es duda para el choque de esta noche, que será televisado en diferido por Teledeporte a las 23:30 horas.
Prades es consciente de la dificultad de enfrentarse al actual Rocasa. "Después de ver su trayectoria y su posición en la tabla, creo que las jugadoras saben perfectamente que tienen que hacer un partido muy completo en todos los sentidos. Hay que salir muy concentradas y cometer muy pocos errores", indica el preparador del Mecalia, que asegura que su plantilla "tiene ganas de probarse y hacer un buen partido ante un equipo que ahora mismo es el que más en forma está y que es el favorito a ganarlo todo".
El Guardés apela a su fortaleza en A Sangriña, donde no pierde en la Liga desde mayo de 2015, para tratar de superar a un Rocasa que llega con la baja de la internacional cubana Lisandra Lussón, tras desvanecerse y sufrir dos trombos durante un entrenamiento. n