PEDRO GARCÍA. JUGADOR DEL RÁPIDO DE BOUZAS

"El Rápido está haciendo mucho ruido este año"

Pedro García (Vigo, 12 de mayo de 1990)  regresó este año a Vigo para enrolarse en el Rápido de Bouzas, un debutante en Segunda B. Canterano del Celta, a los 27 años es un veterano en un equipo joven y que ya rompió todos los pronósticos. Mañana recibe en el Baltasar Pujales al filial celeste. Un partido "que me encanta".

Pedro García, ayer en Bouzas, tras el entrenamiento con el Rápido.
Pedro García, ayer en Bouzas, tras el entrenamiento con el Rápido.
"El Rápido está haciendo mucho ruido este año"


 
¿Está con ganas de jugar el derbi?
Sí, es un partido que me encanta. Estamos en una dinámica maravillosa y todo lo que sea competir y jugar, que venga. Estos dos partidos los tenía marcados. Hace muchos años que salí del Celta, pero es un partido bonito y es un buen equipo al que te vas a enfrentar. En Barreiro nos ganaron y ahora intentaremos dar un hachacito en Bouzas para sumar los 45 puntos y, a partir de ahí, poder soñar.

¿Queda algún jugador en el Celta B de su etapa?
Está Kevin Vázquez, que es el capitán, lo que pasa es que no sé si llegará porque ha estado lesionado. También conozco a Dani Sotres porque coincidí con él en Santander. Del resto, ya no conozco. La verdad es que Kevin es un jugador muy fiable, compite bien, apenas comete errores... Al final, le deseas lo mejor y deseas que pueda jugar y no que tenga problemas. Que podamos competir todos, que es más bonito. 

En la primera vuelta no pudieron ganar, pero sí que se nota un ambiente diferente.
Sí, es diferente y especial. Va a ser la primera vez que el Rápido reciba en Segunda B al Celta B y espero que sea una fiestecilla para toda nuestra gente. Nos encantaría que en este partido tengamos un gran ambiente. Nos gustaría que la gente se volcara con el equipo porque, habitualmente hay poca asistencia, y con el temporadón que estamos haciendo creo que nos merecemos un poco más. Además, se han visto partidos muy buenos, otros no tanto, pero todos son muy competidos. Nos encantaría que hubiera una buena respuesta.  

¿Tiene la idea de asentarse en Vigo?
En el fútbol nunca se sabe. Al final, somos profesionales. Lo que es cierto es que estoy muy muy feliz. Tenía ganas de volver, estoy tranquilo, con mi novia, tengo una vida buena... Al final, toda esa estabilidad ayuda en lo deportivo. Estoy viviendo esto como uno de los veteranos del equipo, apoyo cualquier decisión del míster y mentalizo a los chavales de lo bonito y complicado que es lo que estamos consiguiendo. Trato de que no se afloje el pistón en ningún entrenamiento porque hay muchos chavales que son de fuera y ven el Rápido como un trampolín y que así sea. Cuanto mejor termine la temporada, mejores opciones tendrán el año que viene. En mi caso, probablemente tenga más facilidades para seguir aquí. El que es de fuera, de Valencia, igual después tiene la opción de ganar más dinero el próximo año porque esto es muy efímero. En el Rápido ninguno se está forrando, ni mucho menos. Tenemos que verlo así, pero que todo parte del trabajo diario. Tenemos que ser listos, seguir trabajando, sacrificarnos por el compañero, hacerlo bien cuando nos toque jugar y ayudar cuando no toque. Es como entiendo yo el fútbol. Me siento una pieza importante dentro del equipo y del club. Aporto mi experiencia y mi punto de vista. 

Esperaba sufrir y lo está disfrutando. 
La verdad es que sí, esperábamos sufrir. Pero desde el primer entrenamiento, en pretemporada, me gustó el ambiente. Hacía años que no estaba en un grupo como éste, en el que se vive mucho el fútbol. El cuerpo técnico transmite mucho y el vestuario es muy joven y sano, con una competencia muy buena. El planteamiento que me encontré es el que quería después de las experiencias de todos estos años y así es todo más fácil. Se disfruta de los entrenamientos, de los viajes y compitiendo en cada partido. Cuando, a priori, llegas mentalizado para pelear cada punto hasta el infinito, así lo hacemos, pero la cuestión es que los conseguimos y sumamos muchos.

Usted, con 27 años, es un veterano. Su experiencia sirve para indicarle a los jóvenes que hay camino más allá de los grandes. 
Al final, la línea entre la élite y la Segunda B o la Tercera es muy fina. Te puedes ver una temporada en Tercera, pero si la haces buena, puedes volver a Segunda B e, incluso más arriba. Tienes que estar en una dinámica de cuidarte, de trabajar y de aportar al equipo. Cualquier año puede servir para entrar en la rueda del profesionalismo y de Segunda. Esta temporada el Rápido está haciendo mucho ruido, en todos los campos. Vamos por España adelante y, como ya conozco a mucha gente, me preguntan por este chaval y por el otro. Estamos teniendo una repercusión con la que no se contaba y yo trato de transmitírselo a los compañeros. Es el camino a seguir mientras decidas tener el fútbol como profesión porque nunca se sabe cuándo llega la opción. Hace cinco años, en Segunda B, me enfrenté a Errasti y Manu García, que ahora son los capitanes del Eibar y el Alavés en Primera División. Es hacerle ver a los jóvenes que con constancia, ilusión y buen trabajo, pueden acompañar los resultados y, no es una certeza, pero hace más fácil el salto. 

Estuvo en el Celta, en el Racing y ahora en el Rápido, que es muy pequeño. 
El presidente hace sus virguerías para llegar a fin de mes y Álex Martínez –director deportivo– es un fenómeno. Pasó por todas las parcelas del fútbol, lo conozco hace años y es clave. El Rápido es un club pequeño, que está en Segunda B, pero te pegas contra poderosos, que están a años luz en masa social y en presupuesto, pero deportivamente compites y, al final, lo importante es lo que sucede en el verde. Ahí ganamos a muchos. Este año es un ejemplo claro, también el del Navalcarnero.n