CELTA

Qué queda tras la sorpresa

Rechazo político y dudas empresariales y entre la afición a la última propuesta de Mouriño

Qué queda tras la sorpresa

Si lo que Carlos Mouriño quería era sorprender, lo ha conseguido. Otra cosa es que su propuesta de que el Celta compre el estadio de Balaídos para que él mantenga su proyecto en el club vigués y no venda su participación haya convencido. Tras la contundente respuesta negativa del alcalde, abierto a otras propuestas que se le realicen pero no a ésta, representantes del mundo político, empresarial, deportivo y céltico de la ciudad han mostrado toda una amalgama de reacciones al sorprendente órdago del máximo accionista céltico.

Partido Popular
Elena Muñoz, portavoz en Vigo del Partido Popular y diana de duras críticas de Mouriño en su intervención de ayer, se muestra, utilizando el plural, "totalmente sorprendidos por las declaraciones en un ataque que es absolutamente injustificado. Lo que hemos hecho es actuar desde la responsabilidad que nos dieron los vigueses para defender por encima de todo los intereses de Vigo". Y añade que "seguiremos recordando que existe una cláusula en el convenio del Celta con el Concello de Vigo que prevé la revisión de las condiciones de la utilización de las instalaciones municipales en el caso de que el Celta sea vendido a otra entidad". En lo que se refiere a la propuesta de compra de Balaídos, el PP sostiene "Balaídos es un estadio municipal, público, un patrimonio por tanto de toda la ciudad y de los vigueses y debe seguir siendo así sin ninguna duda".

Marea de Vigo
Rubén Pérez, portavoz de Marea, coincide también en que la propuesta del presidente céltico "es una sorpresa, más que nada porque el Celta debería tener claro cuál es el estatus de Balaídos. Y lo que propone es enajenar un terreno municipal que no se puede vender por menos de 100 millones. Además, sería difícil vender sin un concurso público y con el único aval de unas acciones. Y no creo que un club de Primera necesite tener la titularidad de un estadio para su viabilidad". El concejal vigués considera que el proyecto presentando por Mouriño es "una pantalla para justificar la operación de venta, poque creemos que ya tiene tomada la decisión de marchar. Plantea vender para un engorde patrimonial y para asegurar una continuidad no se sabe por cuánto tiempo. Me parece indecente". Por último, recurre a un argumento urbanístico al recordar que la venta del estadio y la explotación de los bajos plantearía "problemas con PSA por el desarrollo urbanístico de la zona". Por todo ello, Marea se plantea pedir una intervención del presidente céltico en el pleno para explicar su idea.

Empresarios de Pontevedra
Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, separa en todo el proceso de venta del Celta "la parte empresarial de la emotiva. En la primera, respeto máximo a la decisión de Mouriño de vender o no; en la segunda, es una pena que se venda el Celta". Yendo más concretamente a la propuesta de compra del estadio de Balaídos realizada por el máximo accionista celeste, el responsable de la CEP reconoce que "me ha sorprendido la propuesta. Sobre todo si, como parece, condiciona seguir con su proyecto en el Celta a la venta del estadio por parte del Concello". Cebreiros añade que "habría que conocer bien la propuesta. Vender para hacer qué allí. Igual es un proyecto magnífico, pero por suerte no tenemos un Concello endeudado que necesite vender".

Otros clubes deportivos
La realidad del Celta y del resto de clubes de Vigo es, obviamente, muy diferente. Pero en tanto en cuanto todos tienen relación con el Concello, la propuesta de Mouriño también generó opinión en el resto de entidades. El presidente del Club Vigo Voleibol, Guillermo Touza, ve lógica la propuesta "desde el punto de vista empresarial. Las sociedades anónimas son empresas y Mouriño un empresario. Nosotros somos entidades sin ánimo de lucro. Desde el punto de vista deportivo e institucional, es distinto. Ya ahora, nosotros pagamos por nuestras instalaciones y el Celta, una entidad con ánimo de lucro, no lo hace".

Las peñas celestes
La comparecencia del presidente generó muchísimas reacciones entre los aficionados y peñistas célticos, con férreas defensas de la figura del presidente con reiteradas dudas sobre sus intereses reales. Ante tal disparidad de opiniones, Pepe Méndez, presidente de la Federación de Peñas se limita a mostrar su opinión personal: "Está claro que el presidente no está motivado para seguir y que la venta está cerca". En cuanto a la propuesta de comprar el estadio, Méndez señala que "deben ser los ciudadanos de Vigo y la ciudad de Vigo quiene lo decidan. Mouriño busca dar patrimonio al club".n