ATLETISMO

"La primera vez que lo leí, me impresionó"

Desirée Vila cuenta su recuperación en el libro "Lo único incurable son las ganas de vivir"

Desirée Vila publicó un libro y la próxima semana lo presentará en Vigo.
Desirée Vila publicó un libro y la próxima semana lo presentará en Vigo.
"La primera vez que lo leí, me impresionó"

Una caída en un entrenamiento, una negligencia médica y una joven y prometedora gimnasta sufre una amputación con 16 años. Todo un cambio de vida y también un calvario judicial para buscar justicia. Precisamente, este proceso contra el médico responsable de la negligencia médica fue el punto de partida de "Lo único incurable son las ganas de vivir", el primer libro de Desirée Vila. Antes gimnasta, ahora atleta y escritora. 
"Empecé a escribir para recordar lo que había pasado y porque teníamos el juicio. Lo que no recordaba se lo preguntaba a mi familia y a esto le añadí algunos textos que tenía antes del accidente, en mi etapa como gimnasta, porque me gustaba escribir. Así comencé", explicó Vila. 
La experiencia también se convirtió en un proceso de autoayuda porque "me sirvió de terapia. Me ayudó psicólogicamente. Ver todo lo que había pasado, me cambió la forma de ver las cosas", reconoce la joven. Un proceso largo que comenzó "al poco de llegar a casa tras el accidente. También estaba estudiando, pero comencé pronto con el texto". 
Todo un procedimiento que es preciso saber gestionar porque "obviamente, las partes más duras cuesta explicarlas. Pero una vez lo tienes superado, puedo leer el libro y no me cuesta. Sí es verdad que vuelves a vivir las sensaciones y es un poco más duro". Aquella primera lectura propia resultó un momento crucial porque "fue cuando más me impresionó a mí, pero también cuando me di cuenta de que había quedado bastante bien y que, de la manera que lo escribo, que es de manera positiva, podía llegar a gente que está pasando una situación similar y puedo ayudar a sobrellevarla". 
Después llegó el momento de entregárselo a los familiares más cercanos. Vila y sus padres vivieron un instante emotivo y también positivo. "Se lo di a mi madre, que lo leyó, y dijo que me había quedado bastante chulo. Mis padres se emocionaron con él. También otros familiares y amigos cercanos". 
Estas opiniones terminaron por convencer a Vila e inició el contacto con las editoriales. "Envié un montón de mails, hasta que una se interesó que fue la editorial Temas de Hoy del grupo Planeta. El trato con la editorial fue bueno, pero al no ser una escritora, ni tener conocimientos extensos en lengua castellana más allá de Bachillerato, tuve que cambiar cosas porque tenía errores ortográficos o de conexión", reconoce.
Un trabajo arduo y duro, pero hoy en día gratificante con el libro en la calle porque "veo que hay niñas que lo compran y que se ponen en contacto conmigo. Es superbonito. Sobre todo, después de todo el trabajo y el cariño que le pones. Tengo muchos mensajes por Facebook y es algo que me encanta". 
Una de las motivaciones de Vila para escribir y publicar el texto era poder ayudar a personas que viven una situación similar a la suya. Los mensajes que recibe así lo atestiguan y la próxima semana estará en Gondomar para presentar en casa su libro. Antes, cita atlética en París. Su nuevo reto.n