'Norm y Blanco ya no están, pero seguiré con más ilusión'

David Monreal (Ourense, 1973) tiene energía e ilusión de sobra para afrontar otro año en el Vigo Rugby. Hace un balance positivo de la campaña recién terminada, con luces y sombras, y mira con optimismo al futuro.
'Norm y Blanco ya no están, pero seguiré con más ilusión'



Cierran la temporada en la décima plaza. ¿Qué balance realiza?

Me quedo con el final de temporada, que ha sido muy positivo. Hemos sido el segundo mejor equipo de la segunda vuelta. Hemos ganado a dos líderes, con Santboi empatamos en su campo y el domingo ganamos a Ordizia, que también se jugaban mucho para disputar el play-off en su casa, y lo hicimos con superioridad en resultado y en el juego.


¿Lo mejor que deja el curso puede ser esas victorias históricas?

La del Quesos y Gernika fueron dos grandes victorias. Pero la que nos marcó el camino fue en Hernani, donde realmente nos lo jugábamos todo. Era un rival directo, un campo en el que nunca habíamos ganado y ese triunfo nos dio la confianza para afrontar la segunda vuelta con optimismo. Si hubiésemos perdido allí, ahora estaríamos hablando de otras cosas, del descenso directo o del play-off.


El equipo sí ha sabido competir en esos momentos complicados.

Cuando hemos tenido el equipo al completo, hemos competido y hemos jugado un rugby muy vistoso, tanto en ataque como en defensa. También hemos tenido algún partido que nos entró la pájara. La primera vuelta estuvo marcada por las lesiones y por jugadores que no dieron el nivel que esperábamos. En el tema de los jugadores profesionales, o realmente son buenos o no nos merece la pena traerlos.


Los entrenadores siempre miran más allá de los resultados. ¿A nivel del rendimiento que ha logrado sacar a la plantilla está contento?

La verdad es que sí. Uruburo ha ido convocado con la selección española con sólo 21 años y con sólo tres jugando al rugby. Es como nuestro hijo recién nacido en el rugby y que a los tres años ya esté en la selección es un trabajo bien hecho. Tenemos parte de responsabilidad en que haya llegado ahí, aparte de su trabajo. También fueron seleccionados Monty y Pakito, además de Carlos Blanco, aunque en él no podemos hablar de formación, pero en el caso de los otros dos sí. Además de jugadores que van progresando como Javier Abadía, que aunque no sea de aquí lleva tres años en Vigo, o Carlos López, que ha sido una de las gratas sorpresas que hemos tenido. El año pasado apenas disfrutó de minutos y éste ha jugado todos los partidos de titular, a un nivel muy alto y mejorando semana a semana.


Esto quiere decir que el proyecto que inició hace tres años cuaja.

La gente de la casa va mejorando, va cogiendo responsabilidad y su implicación y compromiso con el club es cada vez mayor. Muchos chavales del primer equipo están entrenando en categorías inferiores, ya no sólo para transmitir sus conocimientos sino para que los críos tengan muy cerca a sus ídolos, a sus ejemplos a seguir.


¿Cómo va el trabajo para la próxima temporada?

Llevo unas cuantas semanas hablando con los jugadores que tenemos aquí para renovarlos. Ninguno ha dicho un sí seguro y tampoco un no seguro, excepto Ash Moeke, que ya tiene un contrato firmado en Francia. El resto está pendiente de lo que deparará su futuro en el rugby en Nueva Zelanda. Pero también trabajo en segundas y terceras opciones para que no nos pase lo de este año.


Hablando de nombres propios. ¿Carlos Blanco?

Carlos Blanco no volverá. Cuando acabe el Mundial de Seven ya se vuelve para Australia. En cualquier caso, este año sólo ha jugado dos partidos.


¿Los de casa. Confía en que sigan todos, incluyendo Monty o Uruburo?

Uru va a seguir seguro. Es de aquí y todavía está estudiando. Con Monty he hablado para que vuelva.

¿Y podrá convencer a Pakito de que no se retire, que parece ser su idea inicial?

Ahora tendrá que descansar un poco estos meses hasta que empiece la pretemporada. A ver si otra vez le entra el gusanillo y se sube al tren de A Coruña para seguir bajando hacia Vigo.

En lo personal, ¿va a seguir seguro?

Sí. Me voy cuatro meses a Nueva Zelanda y luego ya de vuelta para aquí en septiembre.


¿Qué le convenció para seguir?

El proyecto y la ilusión de seguir trabajando viendo que el equipo está creciendo y el club quiere ir a más. Se avanza pero todavía faltan cosas que se pueden mejorar. Es lo que me atrae. Estaré ahora cuatro meses empapándome de rugby, cogiendo nuevas ideas para luego transmitirlas aquí.


¿Ha tenido opciones de salir a otros equipos?

No hay otro equipo. Ya me pasó de jugador que si estoy bien en un sitio no me gusta cambiar. Trabajo a gusto con la gente de Vigo y cambiar para ganar un poco más... prefiero quedarme donde estoy.


La gran revolución en el rugby vigués llegó con usted, con Norm Maxwell y con Carlos Blanco. Ellos dos ya no están. ¿Sigue manteniendo esa ilusión?

Incluso más. Tienes que traer gente de fuera y es un desafío mayor. En la vida se te presentan oportunidades, como las de Carlos y Norm en su día, que tienes que aprovechar. Pero después se te presentan otras personas como Mera y hay que seguir mirando hacia delante y mejorando. El día que me vaya yo será lo mismo. Aquí habrá quedado un legado, una manera de jugar y una filosofía de equipo que espero siga muchos años.n