CELTA

La necesaria mano izquierda

El técnico celeste, Mohamed, tira de buen humor para llevar una plantilla en la que más de un tercio aún no se estrenó

Los jugadores del Celta compartieron un asado al finalizar el entrenamiento matinal en A Madroa.
Los jugadores del Celta compartieron un asado al finalizar el entrenamiento matinal en A Madroa.
La necesaria mano izquierda

Antonio Mohamed, técnico celeste, domina el escenario. Lleva toda la vida en un vestuario y deberá echar mano de toda su habilidad para gestionar, al menos hasta el próximo mes de enero, una plantilla muy amplia, de 24 futbolistas, con tan solo dos competiciones. Y una, la Copa, con escasa vida antes del parón invernal. Ese dominio de la escena se pone a prueba en el día a día en un ecosistema futbolístico que ayudan a florecer los buenos resultados pero en el que existen hasta seis futbolistas –un cuarto del plantel: Radoja, Jozabed, Hjulsager, Kevin y los hasta ahora lesionados Jensen y Juncá– que ni tan siquiera han ido convocados en las tres jornadas ligueras disputadas. Y otros tres, David Costas, Robert Mazan y Rubén Blanco, que no han disfrutado ni de un minuto de juego. Es decir, que más de un tercio del vestuario, nueve de sus integrantes, no se siente protagonista del buen arranque. 
Por el momento, apenas ha comenzado el curso y la mayoría de los afectados tienen la esperanza de que su situación mejore, especialmente Jensen y Juncá, reincoporados al grupo en este parón tras sendas lesiones, o el meta Rubén Blanco, también con problemas físicos en la pretemporada . Hay casos como el de Radoja que, salvo cambio inesperado, viene marcado desde la dirección del club, al no poder jugar tras no haber renovado. Otra circunstancia es la de Jozabed, al que la entidad quiso dar salida en el mercado sin lograrlo.
Mientras, Mohamed y su cuerpo técnico trabajan en crear un ambiente distendido, participando en juegos con el plantel al acabar el entrenamiento en los que el argentino muestra su humor al picar a sus futbolistas, conectando con referentes como Iago Aspas. Y está el trabajo del psicólogo Joaquín Dosil, retornado este curso al equipo. Por lo pronto, ayer parte del cuerpo técnico elaboró el asado compartido en A Madroa.