CELTA

Mouriño propone al Concello comprar Balaídos para evitar la venta del Celta

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, propuso ayer al Concello que el club compre Balaídos como única manera que Él propondrá para que el empresario frene el proceso de venta abierto.

El presidente del Celta, Carlos Mouriño (c) // JV Landín
El presidente del Celta, Carlos Mouriño (c) // JV Landín
Mouriño propone al Concello comprar Balaídos para evitar la venta del Celta

De aceptarse su propuesta, Mouriño seguiría al frente los 10 años que solicita de periodo para el pago, poniendo como garantía las acciones del grupo GES, lo que imposibilitaría la venta de la entidad en ese periodo.

Mouriño dijo desconocer cuál es el grupo que ha pedido una auditoría del club y fue rotundo al decir que no hay acuerdo alguno.

Eso sí, durante su larga comparecencia repitió reiteradamente la posibilidad de vender a capital extranjero y lo defendió.

Mouriño aseguró que ya no tiene la ilusión del comienzo y que sin un proyecto de futuro no seguirá. No dio plazos para que el Concello responda, pero dice que "no seguiré persiguiendo fantasmas"

El presidente confirmó que propuso la compra del Colegio Hogar por parte del Celta para su residencia y para construir el proyecto de la Universidad del Deporte.

 

El presidente del Real Club Celta de Vigo, Carlos Mouriño, ha condicionado su continuidad al frente del club a que el ayuntamiento le venda el estadio municipal de Balaídos, para con ello poder explotar la zona comercial y darle "magnitud" y solvencia económica al equipo.

Así lo ha manifestado este martes en una rueda de prensa, en la que ha advertido de que no está dispuesto a asumir "exclusivamente la responsabilidad de sacar adelante" al club, que necesita "magnitud", y que ésta se le debe dar "conjuntamente con la ciudad".

Por ello, ha propuesto al ayuntamiento que venda el estadio al equipo para poder explotar su zona comercial. "No asumo la responsabilidad de sacar esto adelante exclusivamente solo. Hemos presentado tres o cuatro proyectos para darle magnitud y solvencia económica al club y no se han aceptado", ha señalado.

Además, ha dejado claro que trabaja "con futuro" y ha avisado de que, en el caso de no dar al proyecto "una capacidad económica acorde con el resto del clubes y con la ciudad", ve el largo plazo "muy endeble y con nubarrones", aunque el corto sea "espléndido".

"No es un pulso, es decir si el proyecto continúa o no; es un compromiso con la ciudadanía y con los celtistas, no con nadie más. Que lo estudien al menos los partidos políticos", ha requerido el presidente del club de la ciudad olívica.

REFORMA DEL ESTADIO

"Nos comprometemos a la compra de Balaídos y la obra (la reforma que se está acometiendo) la pagaría el Celta. El club asume esa responsabilidad, pero que el compromiso sea de todos", ha indicado, demandando que el ayuntamiento le dé "lo mismo" que otros le han dado a Real Madrid, Sevilla o Valencia. "No me pidan la misma responsabilidad sin darme las mismas armas", ha apostillado.

En cuanto a esta propuesta, ha afirmado que existen dos opciones. "El ayuntamiento para la obra y la hacemos nosotros y al final le pagamos su parte, o la termina y se la pagamos en diez años, pero me tienen que dar el comercial para que, cuando se pague la deuda, deje un club con unos ingresos que me compensen el diferencial con el resto. Que las zonas libres del estadio pasen a propiedad del Celta y hacer la parte comercial que creyera oportuna, pero todo a nombre del Celta, ni un particular ni una empresa", ha advertido.

"CONCIENCIA TRANQUILÍSIMA"

El presidente de la entidad celeste ha asegurado que tiene la "conciencia tranquilísima" y que el club está "en un magnífico momento". "Pero no podemos confiarnos, la diferencia con los demás en ingresos son grandes y cuando éstos sean capaces de pagar sus deudas, nuestra desigualdad con ellos será grande", ha añadido.

"Creemos que hemos dado una solidez grande al club, pero no podemos darle magnitud, y esto o se hace conjuntamente con ciudad o se la dan otros. Será la ciudad la que decida lo que quiera hacer porque el celtismo lo tendremos que compartir, no sólo la parte económica", ha recalcado Mouriño.

Éste ha lamentado que desde la entidad no se conozca "ninguna propuesta de capital gallego o vigués". "Puede haber vigueses que tengan otras propuestas, que nos las hagan saber. Si son de Vigo mucho mejor, pero no hemos recibido nada", ha reiterado.

El presidente celeste ha resaltado que peleará "a muerte" por el futuro del club y ha mantenido que, si para darle solidez económica debe venderlo, lo hará, aunque ha reconocido que no tiene "motivación para pelear" por el Celta.

"Conmigo va el meterme en problemas, como hacer la Ciudad Deportiva y pensar de dónde sacábamos el dinero; conmigo va la parte empresarial, que fue la que le dio éxito. No es mi objetivo sentarme a esperar un resultado cada semana. El único que corre riesgos aquí soy yo", ha sentenciado.

VENTA DEL CLUB

Sobre las propuestas de compra, ha confirmado que este lunes recibió "una más" procedente de Catar, pero ha subrayado que el Celta "no" está puesto en venta.

"A los que preguntaron les dijimos que no entrábamos en negociación, que hicieran una propuesta y que si la veíamos aceptable empezaríamos a hablar de la parte económica y de proyecto. Si hubiera algún compromiso por mi parte de una venta, no podría hacer la oferta a la ciudad, sería imposible", ha justificado.

En cuanto a la oferta llegada de China, el empresario desconoce de qué "grupo se trata" y ha revelado que comió con sus representantes tras el partido ante el FC Barcelona. "Hay que analizar el proyecto completo. No lo tenemos analizado con los chinos y mientras tanto no decidiremos. El cómo será para Vigo, para el Celta: cómo lo van a hacer, eso no se ha dado todavía", ha declarado, puntualizando que desde la entidad se ha enviado "documentación, nada más".

Preguntado sobre la ampliación de capital que tenía prevista y que había levantado críticas, el presidente del club vigués ha sido claro. "Tengo el control, ¿para qué quiero más capital?. El Celta me tiene que devolver el dinero y para que esté más cómodo hago una ampliación, para que yo no cobrara y le quedase ese dinero en caja y darle más solidez económica", ha subrayado.