BARCELONA-CELTA

Monopolio azulgrana en el Camp Nou

El Celta cayó eliminado de la Copa del Rey tras perder en el Camp Nou un partido que no respondió a las expectativas. Tras el 1-1 de la ida se esperaba una mayor resistencia de los celestes, pero

El azulgrana Lionel Messi celebra uno de los dos goles que marcó ayer al Celta entre Iago Aspas y Lobotka.
El azulgrana Lionel Messi celebra uno de los dos goles que marcó ayer al Celta entre Iago Aspas y Lobotka.
Monopolio azulgrana en el Camp Nou

Mor entra por Maxi a última hora
El Celta anunció el mismo once que en el partido de ida, disputado una semana antes en Balaídos, con Sergio en la portería, Sergi Gómez y Fontás como pareja de centrales y Jozabed en el centro del campo, en detrimento de Pablo Hernández. Sin embargo, a última hora se produjo un cambio y Emre Mor entró en lugar de Maxi Gómez, lo que llevó a Iago Aspas a actuar de inicio en punta. Por su parte, Ernesto Valverde hizo rotaciones pero menos que hace siete días. El entrenador azulgrana mantuvo a Cillesen, Semedo, Piqué, Busquets y André Gomes, y dio entrada a titulares habituales como Jordi Alba, Rakitic, Iniesta, Messi y Luis Suárez. Además, sorprendió al alinear a un Mascherano cada vez más fuera del club catalán.

Monopolio del balón
Se esperaba que Barcelona y Celta se enzarzaran en una pelea por la posesión del balón, pero esa lucha no se dio porque el conjunto azulgrana se hizo con el monopolio de la pelota desde los primeros minutos y dejó en evidencia a un cuadro celeste que en la primera parte no hizo más que perseguir sombras. Ni siquiera faltas cometieron los jugadores de Unzué para intentar frenar el dominio absoluto que ejerció el Barça antes del descanso.

Conexión Messi-Alba
Con el Celta como mero espectador en el Camp Nou, el Barcelona convirtió la primera parte en un rondo infinito, a la espera de la conexión Messi-Jordi Alba para convertir su aplastante dominio en goles. Los tres primeros tantos del partido tuvieron como protagonistas al astro argentino y al lateral izquierdo azulgrana. En el primero, en el minuto 12, Messi remató en el corazón del área un servicio de Alba. En el segundo volvió a funcionar la misma sociedad en forma de pared. Devolvió el lateral y, casi desde la misma posición y por el mismo espacio de la portería, Messi estableció el segundo. El argentino volvió a intervenir en el tercero, esta vez con un medido pase desde el centro del campo que Jordi Alba remató adelantándose a Sergio Álvarez. En menos de media hora, el Barça sentenció una eliminatoria que se preveía más reñida.

Se suma Luis Suárez
En pleno éxtasis azulgrana, Pione Sisto colaboró al triunfo local con una asistencia a Luis Suárez, que después de ver cómo le anulaban dos goles por fuera de juego agradeció el regalo del extremo danés del Celta y batió a Sergio con un fuerte disparo a bocajarro ante el que nada pudo hacer el portero.
A reservar efectivos
Tras el 4-0 de la primera parte, Juan Carlos Unzué dio por sentenciada la eliminatoria y decidió da descanso a dos de sus mejores hombres. Iago Aspas y Daniel Wass, titulares en los tres primeros partidos del año, se quedaron en los vestuarios y tras el descanso entraron en el campo en su lugar Maxi Gómez y Radoja. También Valverde dio descanso a Piqué, que fue sustituido por Vermaelen. Minutos después, Unzué cambió a Pione Sisto por Brais Méndez y Valverde retiró a Messi para dar minutos a Dembelé.

Sobró la segunda parte
La segunda parte pudo suspenderse perfectamente porque no aportó nada, salvo el gol de Rakitic en el minuto 86, que ponía el 5-0 en el marcador, y alguna carrera de 
Dembelé. Del Celta siguió sin haber noticias tras el descanso. n