CICLISMO SETMANA VALENCIANA

Mi primer día en la cima

La viguesa Paula Sanmartín debuta hoy en Valencia con el equipo profesional Servetto

Paula Sanmartín debuta hoy con el Servetto en la Setmana Ciclista Valenciana.
Paula Sanmartín debuta hoy con el Servetto en la Setmana Ciclista Valenciana.
Mi primer día en la cima

Paula Sanmartín estará hoy en la línea de salida de la Setmana Ciclista Valenciana con el maillot del Servetto italiano. Por lo tanto, una viguesa, formada hasta juveniles en el club de la ciudad, debutará en el pelotón internacional con un equipo del World Tour femenino. Un reto a sus 20 años. 
"No sé cómo me voy a encontrar porque es la primera carrera. Voy para ayudar al equipo", afirma la joven corredora, que desde el inicio del año reside en la ciudad italiana de Asti, en el Piamonte, cerca de Turín y de la zona sur alpina. Trazado habitual del Giro de Italia y, por lo tanto, de tradición ciclista, grandes puertos y gestas. 
Por ahora, el invierno es duro en el norte italiano, con lluvia, frío y algo de nieve, poco recomendable para los grandes ascensos, pero con mucho entrenamiento para Sanmartín: "Vivimos casi todas aquí. Entrenamos juntas, pero cada una hace su entrenamiento específico. Me levanto, voy al gimnasio, vuelvo, como y salimos en bicicleta. Después, a descansar hasta el día siguiente. De hacer turismo, por ahora poco, porque terminas el día cansada y apenas te mueves". 
De hecho, la metodología de entrenamiento actual es tan precisa que "cada una tiene que hacer el trabajo en función de sus pulsaciones. Aunque vayamos juntas, es así. Después, en función de eso, en algunos puntos nos separamos y nos volvemos a unir". También es una forma de cuidar a la joven viguesa, la pequeña en un grupo en el que "casi todas son ciclistas de fuera de Italia. Una belga, una griega, dos colombianas, una rusa. De varios países. El equipo es italiano, pero más de la mitad de corredoras son de fuera". 
Sanmartín es una más que se incorporó a la formación italiana con la ilusión de hacer camino en el ciclismo profesional femenino, lo que puede llegar a ser una odisea. Comenzó, como otros muchos, en el Club Ciclista Vigués. "Empecé a los nueve años. En la edad juvenil fui al Bioracer, corrí tres años y ahora a Italia. En Galicia no hay camino, no hay conjuntos de mujeres y había que salir para tratar de progresar. Cuando yo corría, había pocas corredoras y muchas se quedaron por el camino; entre los estudios y la falta de apoyo, lo fueron dejando".
En el País Vasco trató de crecer y en los últimos meses se sucedieron los acontecimientos. La escuadra en la que estaba se deshacía y, para una joven de 20 años, no encontrar equipo podía ser el despedirse de un futuro en el ciclismo de élite. La viguesa explica que "se pusieron en contacto con el Servetto. Buscaron el poder sacarme fuera de España porque el equipo se deshacía. Preguntaron a varios y nos quedamos con éste por el calendario y las condiciones que me ofrecían". 
Y, de esta forma, cambió de residencia. "Mi idea era estar un año más en España antes de intentar dar el paso a profesional. Sin embargo, se precipitó todo. Me dijeron: sal ya, creo que puedes. Y opté por aceptar. Fue algo que tenía en mente, pero fue precipitado. La decisión la tuve que tomar rápido", explica Sanmartín y, hasta el momento, valora que "la experiencia está siendo positiva". 
La viguesa es una escaladora con proyección. De poco peso y buena planta, pero que todavía debe completar su formación. Debido a esto tiene claro que esta temporada "intentaré aprender del máximo nivel porque es dar un paso adelante muy grande". Las primeras pedaladas serán hoy entre Rótova y Gandía con dos pasos de montaña en la parte final, aunque sin tendidos, sin grandes rampas. Un guión similar al de las jornadas siguientes. En todo caso, es el primer día en la élite del ciclismo mundial de la viguesa Paula Sanmartín. Después llegarán otros, que todavía están sin definir porque "están pendientes del calendario de carreras y, por lo tanto, no tengo una planificación firme. Pero irá poco a poco, todavía es febrero y no se sabe. Empiezo en Valencia, pero todavía no sé más. Ya hay alguna carrera más, pero nos comentaron que decidirán el equipo en función de nuestras prestaciones, tanto en carrera como en los entrenamientos. Al final, la carretera pone a cada uno en su sitio". 
Una carretera con curvas y seguro que ascensos y descensos. Sanmartín tratará de descubrirla de la mejor forma posible desde el norte de Italia, lejos de la familia, lo que "es un cambio muy grande". En Asti, a lo lejos, se observan las montañas alpinas y allí está el gigante del Piamonte, Colle della Finestre, seguro que lugar de entrenamiento cuando la nieve se derrita.n