CELTA

Más puntos, menos aficionados

La fortaleza del Celta en Balaídos contrasta con el acusado descenso de espectadores en el estadio vigués

Théo Bongonda conduce el balón ante David Lombán durante el partido del domingo en Balaídos contra el Granada.
Théo Bongonda conduce el balón ante David Lombán durante el partido del domingo en Balaídos contra el Granada.
Más puntos, menos aficionados

El Celta ha convertido Balaídos en su fortaleza particular. El domingo logró ante el Granada (3-1) su quinta victoria liguera consecutiva como local. Antes cayeron  Sporting (2-1), Barcelona (4-3), Deportivo (4-1) y Valencia (2-1). Sólo el Sevilla ha ganado más partidos en su campo. Los hispalenses lo han conseguido, sin embargo, arropados por cerca de 35.000 espectadores por encuentro. El Celta se queda en la mitad, toda vez que la asistencia de aficionados al vetusto coliseo olívico continúa sufriendo un acusado descenso. En los diez primeros encuentros de la temporada, la media de seguidores en Balaídos ha sido de 17.490, 2.500 menos que hace tres años.
El Celta está perdiendo tirón año tras año. Es una evidencia numérica. En el club lo achacan a las obras de remodelación del estadio, aunque la caída de espectadores se inició antes. Aducen que el número de abonados es similar al del curso pasado. Y es cierto. El tirón que podía tener entre la afición viguesa el regreso del Celta a Europa una década después quedó contrarrestado por el aumento del precio de los abonos en un 20%. El caso es que la asistencia de seguidores a Balaídos sigue cayendo. Lo hace por tercera temporada seguida. En la campaña 2013/2014 alcanzó su techo desde la llegada a la presidencia de Carlos Mouriño (19.837 espectadores por partido). Una temporada más tarde bajó hasta los 19.222, el curso pasado se quedó en 18.205 y en el presente ejercicio está en 17.490 después de los diez primeros partidos oficiales de la temporada, tres de ellos correspondientes a la Liga Europa.
En los dos últimos partidos, la cifra de espectadores ha rondado los 16.000. En el decisivo encuentro europeo ante el Standard, fueron 16.470 aficionados a Balaídos. Los belgas rondaron el millar. Las pésimas condiciones meteorológicas y el hecho de que el partido se disputase a las siete de la tarde de un día laborable son dos factores que pudieron influir en la escasa afluencia de público. Sin embargo, en la soleada tarde del domingo, la cifra bajó hasta los 15.852 espectadores para recibir al Granada. Es la tercera peor entrada de la temporada en Balaídos, tras los duelos ante el Panathinaikos (15.726) y el Sporting de Gijón (14.863), ambos disputados entresemana.
Balaídos, con todas las gradas en funcionamiento desde que en la tercera jornada se abrió Tribuna Baja (la antigua Preferencia) tras año y medio cerrada, es uno de los estadios de Primera División con peor asistencia media. Sólo mejora los números de Mendizorroza, El Sadar, Los Cármenes, Butarque e Ipurua. El problema resulta evidente si se comparan los números de Balaídos con los de otros estadios con similar aforo y situados en ciudades con un tamaño parecido. Así, al estadi Gran Canaria acuden 20.197 espectadores por partido, a Anoeta van 21.812, Riazor mete a casi 22.000 seguidores en cada encuentro (21.962) pese a la mala marcha del Deportivo y lo mismo sucede en El Molinón, donde 23.870 aficionados (6.000 más que en Vigo) arropan cada quince días al Sporting de Gijón. El Celta se mueve en números similares a los del Villarreal, radicado en una localidad seis veces más pequeña que Vigo.
En lo que va de temporada, el Celta sólo ha superado la barrera de los 20.000 espectadores en Balaídos en dos ocasiones, con motivo de la visita del Barcelona (20.034) y el Deportivo (21.024). Junto con la visita del Real Madrid, son los dos encuentros que tradicionalmente reúnen a más aficionados sobre el Lagares. La asistencia se quedó en algo más de 18.000 en otros de los choques más destacados del curso, las visitas del Atlético de Madrid y la del Ajax.
Sin embargo, el equipo de Eduardo Berizzo ha sabido sobreponerse a esta circunstancia para convertirse en uno de los mejores locales de Primera División. Después de perder sus dos primeros partidos de Liga en Balaídos ante el Leganés (0-1) y el Atlético (0-4), el Celta se ha repuesto con cinco victorias seguidas sobre el Lagares ante Sporting, Barcelona, Deportivo, Valencia y Granada. Hacía más de una década que el conjunto celeste no lograba tal racha de victorias, en concreto desde la temporada 2005/2006 con Fernando Vázquez en el banquillo.
El Sevilla, con seis victorias y una sola derrota en siete partidos en el Ramón Sánchez Pizjuán, es el único equipo de Primera que ha ganado más encuentros como local en el presente ejercicio. También superan los 15 puntos del Celta el Real Madrid, con 17, y Villarreal, Eibar y Málaga, todos con 16.
La fortaleza de los vigueses en su estadio los mantiene a tiro de las posiciones europeas. Fuera de casa, sin embargo, están entre los peores equipos de Primera. Sólo han sumado 5 puntos, números que únicamente empeoran Las Palmas (4), Málaga (3), Deportivo (3), Sporting de Gijón (2) y el colista Granada (2).n