MOTOR PANDA RAID

A Marrakech en Panda

Dos vigueses participarán en la novena edición del Panda Raid entre los días 4 y 11 de marzo

Andrés Alonso Barreira y André Alonso González, posan con el Seat Panda que los llevará por el desierto de Marruecos.
Andrés Alonso Barreira y André Alonso González, posan con el Seat Panda que los llevará por el desierto de Marruecos.
A Marrakech en Panda

Recorrer más de 3.000 kilómetros, en su mayor parte por el desierto, a bordo de un Seat Panda del año 1987 puede suponer un reto, una aventura o una locura. En cualquier caso, es el proyecto en el que se han embarcado Andrés Alonso Barreira y André Alonso González, dos vigueses que participarán en la novena edición del Panda Raid, una prueba no competitiva y con un lado solidario que se celebrará en Marruecos entre los próximos días 4 y 11 de marzo.
Andrés, delineante, y André, empleado en una empresa de Ingeniería, no habían corrido una prueba motorizada en su vida y apenas sabían lo que era un Seat Panda, pero una tarde lluviosa de hace dos años lo cambió todo. "Era un domingo invernal y ante la imposibilidad de hacer nada por culpa de una de las muchas ciclogénesis que nos visitan por Galicia, vimos un reportaje de la TVG2 en el que salía la aventura de unos chicos santiagueses en un Panda por Marruecos, con un fin solidario que era llevar material escolar, ropa o alimentos a zonas necesitadas y nos enganchó hasta tal punto que decidimos intentarlo", explica Andrés Alonso.
Lo primero que se plantearon fue conseguir el coche y lo encontraron en Tomiño. "Cuando lo traíamos a Vigo por Gondomar, nos dejó tirados. El cable del acelerador se había soltado, lo enganchamos y seguimos. Eso me gustó porque lo que habíamos leído de que los Panda se arreglaban rápido era cierto", señala el aventurero vigués, que reconoce que "teníamos pensado participar ya en la edición de 2016, pero por falta de tiempo y de recursos económicos no pudimos hacerlo y lo dejamos para este año".
Tras hacerse con la máquina, había que prepararla para que resistiese una semana y más de tres mil kilómetros de caminos y desiertos. "El coche ya es duro de por sí, tiene fama de ser muy resistente, pero aparte tuvimos que hacerle mejoras porque allí, con los baches y el calor, va a sufrir mucho. Al final, con la ayuda de amigos que entienden de mecánica, ha quedado casi totalmente nuevo", destaca Andrés.
Al no tener ninguna experiencia en carreras de este tipo, los dos  vigueses planificaron una serie de entrenamientos "por los montes de Vigo y la verdad es que cada vez que salíamos se nos estropeaba algo en el coche, pero también es una manera de probarlo y hacerle tests. Todo lo que se estropee aquí, se supone que al ponérselo nuevo no nos fallará en Marruecos".
Entre unas cosas y otras, los gastos se fueron disparando y llegó el momento de buscar patrocinadores. "Al principio pensábamos que iba a ser más barato, pero entre comprar el coche, arreglarlo, la inscripción y lo demás son unos siete mil euros", comenta Andrés Alonso, que pese a no tener tampoco experiencia en la labor de conseguir financiación "al final logramos ayudas de varias empresas: Distevi, Siccae, Carboeiro, Curves, Farmacia Fragoso 55 y el Colegio Hogar". Este último les ha proporcionado la mayor parte del material que llevarán al colegio de Blaghma, que serán equipaciones deportivas. "Estamos muy vinculados al Colegio Hogar porque fuimos jugadores y ahora entrenamos a un equipo benjamín. Entonces recurrimos a ellos y nos han dado todo el material para entregar en el rally solidario", explica Andrés, que asegura que del Panda Raid "sobre todo nos gusta la experiencia de visitar otro país de una manera diferente. No se trata de unas vacaciones con hotel, sino que vamos a dormir en una tienda de campaña. Es una aventura con una finalidad solidaria".
El piloto novato vigués considera el Panda Raid como "una prueba parecida al Dakar porque vas por el desierto y es realmente dura para los coches. El ochenta por ciento de ellos sufre averías durante la carrera, pero no es competitiva".
De hecho, asegura que "nuestro objetivo es llegar a Marrakech y entregar el material que nos han entregado. Además de las equipaciones llevamos cepillos de dientes que nos ha dado la farmacia y otras  cosas".
En total serán 300 los Seat Panda que participarán en esta edición de la prueba, que comenzará el día 4 de marzo con una etapa 0 entre Madrid y Algeciras y continuará por Tánger, El Hajeb, Maadid, Merzouga, Tazulait y Tansikht para terminar en Marrakech el día 11 tras 3.000 kilómetros. n