ATLETISMO

Una viguesa en la élite

Loreto Pérez es uno de los 37 jueces mundiales de la IAAF para los próximos cuatro años

Que Loreto Pérez esté vinculada al atletismo tiene muchísimo sentido de puertas para dentro. Es una cuestión de familia, siendo hija de Joaquín Pérez y de Oliva Román.
Que Loreto Pérez esté vinculada al atletismo tiene muchísimo sentido de puertas para dentro. Es una cuestión de familia, siendo hija de Joaquín Pérez y de Oliva Román.
Una viguesa en la élite

Loreto Pérez (Vigo, 1976) forma parte de un selectivo cuerpo de élite en el atletismo mundial. Lo conforman 37 personas, cuatro de ellas españolas. Pertenece, pues, a la excelencia. Pero más allá del mundillo atlético, nadie sabe de ella. Porque es jueza. Sólo jueza. Nada más. Nada menos.
Esta profesora de inglés tiene en el atletismo un 'hobby' que le viene casi en los genes. Pero un 'hobby' que la obliga a una enorme dedicación. "Si continúo es porque disfruto muchísimo en cada competición a la que acudo", señala. Y es de creer porque la carrera hasta llegar al panel ITO (Oficiales Técnicos Internacionales) de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo), hito alcanzando el pasado mes en Londres, no ha sido corta ni sencilla.
Comenzó en casa, hija de un entusiasta del atletismo como Joaquín Pérez y de una entrenadora de primer nivel como Oliva Román. Pero quien les metió a ella y a su hermano Inocencio –juez europeo– fue su tía. "Tuve la suerte de contar con ese empuje y ese apoyo en casa. Y tengo la suerte de contar con la ayuda de mi hermano", señala. Y desde tan sólido punto de partida ha ido dando pasos, aprobando exámenes a la primera: hace 25 años, juez territorial; hace 20, juez nacional; y en 2012, juez árbitro y entrada en el panel Europeo tras superar la prueba en Lisboa. Después, sacar una de las siete mejores notas en el área –en su caso Europa– para optar al examen de ITO de la IAAF. "Y allí con el cinco no te vale", bromea dando cuenta de la exigencia de tal test. De hecho, hasta hay un límite de tres jueces para España, aunque este año se haya llegado a los cuatro –Antonio Pérez, Elena Barrios, Gemma Castaño y Loreto– como excepción histórica por una cuestión de puntuaciones iguales.
Un largo y sacrificado proceso que le da el título durante los próximos cuatro años, cuando debería acudir de nuevo a examen para renovarlo. Un cuatrienio en que relucen a lo lejos los Juegos de Tokio. "Claro que me motiva poder acudir a unos Juegos. Si no, no estaría aquí. Porque hace falta mucha dedicación. Podría compararse a unas oposiciones, pero salvando las distancias porque no estamos hablando de un empleo. No vamos a vivir del atletismo", señala. Aclara que en algunos países, incluso, la actividad de los jueces es un voluntariado sin retribución, aunque en España sí la hay al acudir a determinadas competiciones.
Hasta la fecha, ya ha ejercido en Campeonatos de España y en este último cuatrienio de jueza europea acudió a la Liga Europea por naciones y al Festival de la Juventud en Georgia. "Salí de ambas citas muy contenta. Fue una muy buena experiencia en la que vas integrándote cada vez más en la pequeña familia que formamos los jueces", apunta. Porque admite que "como para cualquier deportista, los Juegos Olímpicos son lo más. Pero me motiva acudir a cualquier otra competición. Estaré contenta con lo que me toque porque disfruto mucho". Así que, con su licencia por la delegación en Vigo de la Federación Gallega en vigor desde el primer día, esperará por las designaciones de la comisión de competición de la IAAF con ilusión.
Mientras tanto, seguirá sacándole horas a su día a día para mantenerse en lo más alto. "No vivimos de esto, así que se hace difícil de compaginar en algunos momentos. Tengo la suerte de disponer de cierta libertad en mi trabajo y tiro de vacaciones para poder acudir a las competiciones", narra esta madre de dos hijos. "Tengo un niño de 11 años y una niña de 9 y estoy segura de que a alguno le acabará picando el gusanillo del atletismo también", reconocía a la Federación Española. Los genes de Joaquín y Oliva siguen su curso.
Un inciso como colofón. En absoluto menor. De los 37 ITO de la  IAAF, sólo nueve son mujeres. Tres son españolas y una de Vigo. Loreto Pérez, una viguesa en la élite del atletismo internacional.n