CELTA

La añoranza de Aspas se acabó

El moañés ya brilló en Getafe en un Celta que nunca había estado sin sus goles tantas jornadas en Primera División

Aspas ensaya un remate a portería en el entrenamiento del pasado domingo en A Madroa.
Aspas ensaya un remate a portería en el entrenamiento del pasado domingo en A Madroa.
La añoranza de Aspas se acabó

Cuando el Celta vuelva a entrenar esta mañana en A Madroa intentará, en la medida de lo posible, dejar de mirar hacia atrás con enfado y mirar hacia delante con esperanza. Y en esta segunda faceta tiene un papel primordial el hecho de poder contar con Iago Aspas al cien por cien físicamente. Aunque habrá que comprobar su estado exacto de forma, el moañés ya se hizo notar de manera más que positiva en el funcionamiento del equipo en los 25 minutos de los que disfrutó el pasado sábado en Getafe, siendo clave en la creación de las últimas ocasiones de las que dispuso el equipo vigués de llevarse algún punto antes del tercer tanto local.
Lo único que le faltó en ese tiempo es remate. Dio más de lo que finalizó. Y el Celta necesita de los goles de su referente. Los echa de menos, ya que nunca se había pasado nueve jornadas seguidas sin celebrar ningún tanto suyo en Primera División. Nueve partidos sin esa adrenalina son demasiados para el conjunto y para la afición, que confían en que el moañés vuelva a marcar tras su lesión más pronto que tarde.
Los últimos goles de Iago fueron los dos anotados en el triunfo ante el Huesca (2-0). Después, no anotó ni ante Villarreal –dio una asistencia–, ni ante Leganés, ni en los 56 minutos que jugó ante el Barcelona, cuando se lesionó. A continuación se perdió cinco encuentros y retornó el pasado sábado frente al Getafe saliendo desde el banquillo.
Con anterioridad, su peor racha sin marcar en Primera era de siete partidos –entre la jornada 15 y la 23 la pasada temporada y entre la 21 y la 27 en la 15/16–. En el primer curso tras el ascenso, en dos ocasiones encadenó seis encuentros sin ver portería –jornadas 19-24 y 28-33–. Y en la 16/17, su mayor sequía se limitó a cuatro partidos –de la 1 a la 4 y de la 18 a la 22–. Ahora, la añoranza se ha terminado y el sábado se le espera en el once.n