CICLISMO TOUR DE FRANCIA

El Izoard y la crono de Marsella, hitos de un Tour 2017 "para atacantes"

El Izoard y la crono de Marsella, hitos de un Tour 2017 "para atacantes"

La cima de Izoard, uno de los mitos del Tour de Francia, que por vez primera será meta de una etapa de la centenaria carrera, y una contrarreloj de 23 kilómetros en Marsella la víspera de la llegada a los Campos Elíseos serán las estrellas de la edición 2017 de la ronda gala, cuyo recorrido fue presentado ayer. Un Tour "para atacantes", en palabras del director de la carrera, Christian Prudhomme, que admitió que esta edición tendrá menos montaña (23 puertos, frente a los 28 de la pasada edición) pero que cuenta con terreno suficiente para sorprender, con una apuesta clara por la media montaña.
Por vez primera desde hace un cuarto de siglo, el Tour recorrerá los cinco macizos franceses: los Vosgos, con una llegada a La Planche des Belles Filles, el Jura, los Pirineos, el Macizo Central y, para terminar, los Alpes. Con dos grandes citas en ese macizo, un ascenso al Galibier, antesala de un vertiginoso descenso hasta Serres Chevalier, y la meta en el Izoard y sus 2.360 metros, 14 kilómetros de subida al 7,3 % de desnivel. La etapa reina. La general quedará a merced del último veredicto, el de la contrarreloj de Marsella.n