CELTA

Inteligente y con calidad

Faltó que alguna de las acciones brillantes en la primera mitad terminara con el balón en el fondo de la portería.

Brais Méndez trata de alcanzar el balón en una acción del partido de ayer en Balaídos.
Brais Méndez trata de alcanzar el balón en una acción del partido de ayer en Balaídos.
Inteligente y con calidad

Antes del descanso fue el futbolista que mejor leyó el partido y la defensa del Leganés para participar en hasta tres acciones que terminaron con ocasiones claras tras desbordar Brais en la banda, ya fuera por sí mismo o en asociación. Cada día crece como jugador, incluso en enfrentamientos atascados como el que se vivió ayer en Balaídos ante un oponente muy cerrado en su campo. 
Gana peso en el equipo partido a partido y también en las acciones que golpea a balón parado. En un enfrentamiento sin un gran juego de ataque general, no se mostró tan fino como en duelos precedentes en las faltas que puso en el área. Con el paso de los minutos perdió cierta brillantez, pero continuó apareciendo en el juego y, en casi todas las ocasiones, para generar peligro. 
A las indudables capacidades técnicas y de visión de juego, Brais une la inteligencia para saber asociarse con sus compañeros. Lo hace con Hugo Mallo en las incorporaciones del lateral, también con Aspas para tirar paredes y busca a Maxi en el juego áreo para que el uruguayo aproveche su remate. Brillar también consiste en ayudar a los compañeros.