EDU DOMÍNGUEZ. PREPARADOR FÍSICO VIGUÉS

"Estoy asombrado con las instalaciones del Villarreal"

Cuando el pasado sábado veía por televisión el Villarreal-Celta, Eduardo Domínguez no podía imaginar que ese partido iba a cambiar su futuro laboral de forma inmediata.

Edu Domínguez ya ha empezado a trabajar con el Villarreal.
Edu Domínguez ya ha empezado a trabajar con el Villarreal.
"Estoy asombrado con las instalaciones del Villarreal"

El lunes, el preparador físico vigués recibió una llamada de Luis García Plaza, nuevo técnico del equipo castellonense en sustitución de Javi Calleja, y ayer ya estaba trabajando en unas instalaciones que le han impresionado. 

¿Cómo se ha producido su fichaje por el Villarreal?
La verdad es fue algo sin anestesia, porque fue muy inesperado, pero en esto del fútbol tienes que tener siempre la maleta medio hecha para estar listo cuando te llamen. Ni siquiera estaba en Vigo, me encontraba en Liverpool visitando a mi hijo, que está estudiando allí, y tuve que venir de manera inmediata porque como hay partido de Liga Europa ya el jueves había que estar lo antes posible. Hasta ayer (por el lunes) no supe nada.

¿Cómo ha encontrado al equipo?
A nivel de club, me habían dicho que era una entidad con medios, con posibilidades, con infraestructura, y la verdad es que en los años que llevo en el fútbol nunca me había encontrado con unas instalaciones tan buenas. Me quedé asombrado. Es un club familiar, pero que ha hecho una gran inversión en campos, instalaciones. En este momento estoy en el hotel que tienen en la ciudad deportiva. Hay una planta para jugadores y los técnicos tenemos también una habitación para cada uno, así no tienes que andar preocupándote de buscar hoteles. Ellos te lo facilitan todo. Lógicamente es un club que exige mucho, pero te da todas las opciones para poder cumplir con las expectativas de rendimiento. Pero cuando llegas a un sitio así es porque hay algo en el equipo que no va, entonces vamos a tratar de buscar la solución para, por lo menos a corto plazo, intentar salir de esta situación, que es muy comprometida a nivel de clasificación. Y después poder avanzar en las distintas competiciones.

La primera ya el jueves, la Liga Europa.
Si, y contra el Spartak de Moscú, un club con el que yo trabajé muchos años. Hay que empatar como mínimo para pasar a la siguiente fase y después también estamos en la Copa del Rey. Hay que atender varios frentes pero el partido contra el Huesca, que es el siguiente al de Liga Europa, va a ser vital para cambiar la dinámica.

El equipo está en una situación extraña. Vivo en Europa y en la Copa, pero muy abajo en la Liga.
Es un equipo que el año pasado quedó quinto en la Liga, pero hay jugadores que por diferentes motivos no están. Bruno, por ejemplo, está lesionado desde principio de temporada y es un futbolista muy importante. Trigueros tuvo una lesión de pubis, empezó tarde la pretemporada y todavía tiene que alcanzar su máximo nivel. Gerard, que el año pasado brilló en el Espanyol, no está teniendo suerte de cara al gol... Son circunstancias que hacen que al final el equipo esté en esta situación. Ningún técnico cuando llega a un club tiene la varita mágica para dar ese cambio, pero cuando llegas a un equipo así tienes que analizar lo que ha pasado y tratar de buscar soluciones, incorporar una metodología nueva, algo para que el equipo reaccione. De momento pensamos en el Spartak y después en el Huesca. Nosotros no jugamos el fin de semana del 21 y 22 porque nos tocaba el Madrid y estará en el Mundial de Clubes, entonces lo haremos el 3 de enero y tendremos tiempo para trabajar con más calma.

¿Cree que la situación del equipo es más mental o física?
Estos primeros días a lo mejor la labor va un poco por ahí. Hay que recordar a los jugadores que el año pasado alcanzaron un buen rendimiento, que son los mismos y que es un tema de confianza, de soltarse, de sentirse importantes, de ser protagonistas y no venirse abajo a la primera de cambio, que es un poco lo que les estaba pasando.

Como en el partido contra el Celta, por ejemplo.
Lo estaba viendo el otro día por televisión como un espectador más. Cuando el Celta marca al final de la primera parte y vuelve a hacerlo muy rápido después del descanso, encajar esos goles es algo típico de equipos no están bien a nivel mental. Hay que tratar de dar a los futbolistas las herramientas para que el equipo cambie y modificar algo para que reaccione.

Cuando estaba viendo el encuentro no podría ni imaginar que iba a acabar en el Villarreal.
Es algo alucinante y lo comenté con mi familia. Vaya coincidencia. Estuve viendo el Villarreal-Celta y también vi en Vigo al Huesca, que es nuestro próximo rival en Liga, y en Liga Europa me voy a enfrentar al Spartak, en el que también estuve y conozco a algunos jugadores. Son coincidencias del fútbol.

Como celtista, ¿cómo ve al equipo ahora con Miguel Cardoso?
Por lo que pude observar, parece que el cambio ha sido bien acogido por la plantilla. Él está intentando plantear un modelo de juego muy diferente a lo que se estaba haciendo hasta el momento y vamos a ver. A corto plazo, están las dos victorias en la Liga, pero lo importante es que es un equipo que tiene muy buenos jugadores, En potencial ofensivo es de los mejores de la Liga y tendrá que subir puestos y no pasar los apuros que ha pasado hasta el momento. n