CELTA

Escarmentar en cabeza propia

Los célticos Okay, Jozabed y Costas ya han sentido en sus carnes un descenso, los dos primeros en dos ocasiones

Los célticos Okay Yokuslu y Jozabed Sánchez tienen en su bagaje dos descensos cada uno.
Los célticos Okay Yokuslu y Jozabed Sánchez tienen en su bagaje dos descensos cada uno.
Escarmentar en cabeza propia

Hay tres jugadores de la plantilla del Celta que estarán viviendo el presente con el temor de que se repita una dura experiencia que ya han sufrido en carne propia: el descenso. Se trata del turco Okay Yokuslu, del sevillano Jozabed Sánchez y del chapeleiro David Costas. Además, los dos primeros lo han sufrido hasta en dos ocasiones.
Entre los 23 componentes de la primera plantilla celeste –queda fuera el descartado por orden del club Nemanja Radoja–, sólo este trío sabe qué se siente al perder la categoría formando parte de un equipo en las dos primeras categorías de cualquier país. Porque en el filial celeste también han conocido tal suerte Rubén Blanco –temporada 11/12, jugando apenas cuatro partido–, Kevin Vázquez –en esa 11/12, también jugando apenas un partido, y en la 13/14, en la que el club compró plaza para seguir en Segunda B el siguiente curso– y el mentado Costas –13/14, aunque en ese curso compaginó filial con primer equipo, jugando más a las órdenes de Luis Enrique–. 
Llama la atención el caso de Yokuslu. No comenzó con fortuna su carrera y en su debut en la primera plantilla del Altay, de la segunda categoría turco, conoció de primera mano el descenso en la campaña 2010/2011, cuando apenas había cumplido 17 años. Eso sí, él se acabó yendo al Kayserispor para jugar en la máxima categoría, pero en la temporada 2013/2014 volvió a sentir en sus carnes el dolor de descender. En esta ocasión, se mantuvo en el mismo equipo y ayudó a recuperar la categoría perdida a la campaña siguiente.  Tras conseguirlo, se fue al Trabzonspor para vivir tres temporadas tranquilas hasta ficha el pasado verano en Vigo, donde vuelve a amenazarle el fantasma del descenso.
También tiene dos crespones negros en su currículum Jozabed Sánchez. En cuestión de tres años, perdió por dos veces la categoría, aunque en ambos casos coincidió con buenas campañas a nivel personal. La primera vez fue en el Jaén 2013/2014 en Segunda División. El equipo andaluz acabó penúltimo a dos puntos de la salvación. El mediapunta se fue entonces al Rayo Vallecano para debutar en Primera y brillar de la mano de Paco Jémez, especialmente en el segundo curso, cuando de nuevo  su mejor rendimiento coincidió con el descenso del equipo. Ese verano se fue el Fulham y desde enero de 2017 juega en Vigo.

Cedido en el Barcelona B
También el canterano David Costas sabe lo que es perder la categoría. Le sucedió la pasada temporada, en la que encadenó su tercera cesión desde el Celta jugando en las filas del Barcelona B. El filial blaugrana no pudo mantenerse en Segunda y el de Chapela tuvo que pasar esa dura experiencia que ahora amenaza con repetirse.n