DAVID COMESAÑA DEBUTÓ EL PASADO DOMINGO CON EL KALEIDO VIGO DE RUGBY A LOS 40 AÑOS

"Empecé al revés"

jorge castro. vigo
 

ad 46
ad 46
"Empecé al revés"

Ya me dicen todos que empecé al revés. En lugar de por juveniles, yo entré en el rugby en el equipo de veteranos", explica divertido David Comesaña, que el pasado domingo debutó con el primer equipo del Kaleido Vigo después de tres años en el mundo del balón oval. Además, lo hizo ante el Bathco, el conjunto que lidera la clasificación. "La verdad es que era un nivel diferente al que estaba acostumbrado a jugar. De cerca imponían un poco de respeto porque son muy grandes", indica la última incorporación al conjunto de Adrián Lago. Un canterano de 40 años. 
El técnico, en una campaña escaso de recursos y con la participación de muchos jugadores de la cantera, ofrece oportunidades a integrantes del segundo equipo con frecuencia. David Comesaña es el trigésimo cuarto rugbier que tiene minutos en División de Honor B. "Con el segundo equipo juega de ala y hace ensayos con frecuencia. Vi en Navidad que podía funcionar de flanker, empezó a entrenar y lo puse. Las sensaciones fueron buenas", explica el preparador.
El jugador relata que llegó al Vigo Rugby "sin saber las normas" porque "jugaba con un equipo de fútbol el fin de semana. Se terminó por deshacer y un conocido estaba en los Melgachos, el equipo de veteranos. Empecé con ellos a entrenar y, después, hace unos tres años, me marché al segundo para entrenar con ellos y aprender bien porque es un deporte algo complejo en lo referente a las normas". 
Y, de esta forma, llegó la oportunidad de disputar minutos con el primer equipo el pasado domingo ante el líder de la competición, el Bahtco. Saltó al terreno de juego mediada la segunda mitad y el resultado fue una esperada derrota (7-31). "Supongo que ahora iré alternando con el B, que es el mío, con el primer equipo. Lo que me digan. Soy un canterano, pero de cuarenta años", matiza. 
Lejos de lo que pudiera parecer, David Comesaña tiene ciertas aptitudes para la demarcación de tercera línea porque "parte del rugby es tener actitud y técnica en el placaje. A mí me gustó desde el primer momento y también me gusta el tema del contacto. Una de las claves es buscar tú al rival para tratar de placarlo y pararlo porque, si te quedas quieto y esperas, lo normal es que te pasen por encima". 
Precisamente, la intensidad del juego fue un aspecto que gustó a David Comesaña porque "engancha mucho. Desde fuera puede parecer un poco raro, pero dentro es divertido y es algo que engancha". Incluso matiza que "ahora, con algo más de experiencia, incluso corro menos que antes porque me coloco mejor. Esto es un deporte con una gran disciplina táctica, que tienes que saber cuál es tu lugar y moverte con el equipo". Debido a esto, reconoce que "cuando entiendes más el juego, lo disfrutas más porque puedes hacer cosas que al principio no". 
Comesaña rompe barreras con su debut a los 40 años cuando otros muchos están en veteranos tras consumir toda una vida deportiva. En su caso, en la cuarentena recibe los primeros golpes y moratones de "un deporte duro en ese aspecto, que te obliga a entrenar y a ir al gimnasio. Siempre puede pasar algo, pero por ahora lo llevo bien". 
Será un aporte más en lo que queda de temporada para la formación de Adrián Lago, que busca la permanencia un año más en la segunda categoría del rugby español y con muchos jugadores de la cantera. Una labor de formación con la que se pueden sacar integrantes de 20 o de 40 años.n