SURF

"Empecé 2018 lesionado y los triunfos fueron una sorpresa"

El vigués Pablo Gorgojo fue el vencedor en los últimos campeonatos gallegos sub-18 

Pablo, tras su participación en Pantín Classic, donde consiguió una 'wild card' para competiciones mundiales.
Pablo, tras su participación en Pantín Classic, donde consiguió una 'wild card' para competiciones mundiales.
"Empecé 2018 lesionado y los triunfos fueron una sorpresa"

A punto de cumplir la mayoría de edad, Pablo Gorgojo (Vigo, 2001) lleva media vida surcando olas, una pasión que lo ha llevado a cerrar 2018 como campeón sub-18 de Galicia y campeón del circuito gallego, competición en la que se suman los resultados de varias pruebas. ''Empecé a los nueve años. Cuando iba con mi abuela a la playa siempre me llamaban mucho la atención los surfistas que estaban por allí'', recuerda. El joven vigués, que actualmente forma parte del club Prado Surf, no dejaba de mirar a aquellas personas que, enfundadas en el traje de neopreno, se zambullían en el oleaje acompañados de las tablas. ''Un amigo de mi madre practicaba surf y todos me animaron para que empezase en este deporte', señala. 
Pablo comenzó en el surf con muchas ganas y demostrando a su temprana edad un gran talento, pero su experiencia no fue siempre positiva. Tras un par de años practicando, Gorgojo empezó a tener miedo sobre la tabla tras un golpe que recibió. Su prometedora carrera quedó parada durante casi dos años, pero gracias a su entrenador, el venezolano Derick Rey Stalh, volvió a tener la fuerza suficiente para subirse de nuevo a la tabla, esta vez comenzando a competir: ''Todo esto fue posible gracias al club, a mis padres, los patrocinadores y sobre todo a Derick''. El entrenador fue capaz de que Pablo dejase atrás sus temores y retomase su pasión por el surf con más ganas que nunca, convirtiéndose en ''un modelo a seguir'' para el joven vigués.
Tras su retorno, los éxitos en la carrera de Pablo no han parado de ir en aumento: fue campeón gallego en la prueba de la categoría sub-14, años más tarde se hizo con el triunfo del circuito gallego sub-16, en el que se sumaron las puntuaciones de distintas pruebas, y esta última temporada consiguió ambos campeonatos como sub-18. A nivel nacional, Gorgojo consiguió ser el subcampeón del circuito nacional en 2016 y un tercer puesto en 2018 en el circuito FESurfing Junior Series, temporada en la que formó parte de la selección gallega y con la que vencieron en el campeonato autonómico .''Ha sido un año genial y para 2019 quiero repetir estos mismos éxitos, formar parte de la selección, estar entre los cuatro mejores del campeonato nacional y hacer 'pro júnior', que son las pruebas mundiales'', apunta Pablo. En una de las últimas competiciones de 2018, el Pantín Classic, Gorgojo consiguió una 'wild card', un pase gratuito por los títulos obtenidos con el que poder participar en el campeonato júnior del mundo. El joven reconoce que todos estos éxitos le pillaron ''de sorpresa'' tras comenzar el 2018 lesionado, por lo que ''todo lo logrado te sabe todavía mejor''.

Un deporte "duro y sacrificado"
La meteórica carrera de Pablo fue reconocida la pasada semana por la federacion en la Gala do Surfing Galego 2018, en la que se confirmó como una de las grandes promesas del surf en la comunidad autónoma. Él mismo reconoce que para conseguir sus objetivos en este deporte se necesita ''mucho esfuerzo y disciplina'', compaginando sus estudios de bachillerato con la práctica del surf. ''A veces es difícil porque tienes que cancelar entrenamientos por los exámenes, pero lo llevo bien. Saco buenas notas y me gustaría poder seguir practicando este deporte'', comenta. Gorgojo considera que el surf requiere ''mucho tiempo'', ya que a veces tiene que viajar todo el día "para poder entrenar y lleva muchas horas''. Entre sus próximos planes está estudiar una carrera, ''ADE o Económicas, todavía no lo tengo muy claro'', consciente de que vivir del surf como profesional es una tarea complicada.
Pablo practica a diario durante el verano y entre tres y cuatro días por semana en invierno, aunque desconoce cuántas horas está en el agua porque ''en la tabla se me olvida la noción del tiempo''. Esta pasión le ha llevado a recorrer toda Galicia y Portugal durante los últimos años, siendo la zona de Ribeira uno de sus lugares favoritos para practicar, admitiendo que en el arenal de Patos (Nigrán), lugar en el que se sitúa su club, es donde menos suele practicar.
Pablo Gorgojo afronta este nuevo año con ganas de seguir creciendo y aumentar el número de patrocinadores para poder asistir a más campeonatos. ''Si gano es por mí mismo, pero también para devolver todo ese apoyo que te prestan los patrocinadores'', cuenta. Actualmente las tiendas Replay y Waira, la marca de gafas Globetrotters y la tapería Camu Camu de Sabarís son quienes apoyan a este joven vigués en su carrera, a los que está ''muy agradecido'' y espera que sigan con él. ''Los patrocinadores son muy importantes en el surf y claro que me gustaría que alguna marca mundial pudiese apoyarme”, asegura. n