SEGUNDA B

El reto de la consolidación

El Rápido 2018/19 echó a andar ayer a la espera de tres fichajes que cierren la plantilla

La plantilla completó su primer entrenamiento ayer por la mañana en el Baltasar Pujales.
La plantilla completó su primer entrenamiento ayer por la mañana en el Baltasar Pujales.
El reto de la consolidación

Dicen que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse. El Rápido de Bouzas llegó a Segunda División B por primera vez en su historia el año pasado y se mantuvo de forma holgada en un curso en el que rozó la promoción de ascenso. Ahora toca el más difícil todavía: la consolidación. Con ese propósito se presentó ayer el club aurinegro en el Baltasar Pujales. El club ha experimentado una profunda renovación en su estructura deportiva, empezando por el banquillo, en el que Jorge Otero toma el relevo de Borja Jiménez, y continuando por la dirección deportiva, asumida por Míchel Alonso en lugar de Álex Martínez.
La pretemporada que acaba de comenzar para el Rápido deja en el horizonte cinco amistosos confirmados. El 21 de julio, en Ribadumia contra el equipo local, el 28 de julio en Moraña en un triangular con Pontevedra y Celta B, el 1 de agosto ante el Mondariz en su campo y el 4 de agosto en Cangas, frente al Alondras. La profunda renovación de la plantilla aurinegra se ha enfocado hacia la 'galleguización' de la plantilla. El club eligió a Míchel Alonso para tal propósito por su conocimiento de la Tercera División. "Lo que conoces te da seguridad y en ese sentido trabajamos. Creo que es obligado que un club como el nuestro mire a la Tercera", afirma Alonso. En ese sentido, ocho de los once fichajes que ha realizado el conjunto boucense hasta la fecha proceden de la primera categoría del fútbol gallego –Yelco, Duque, Antas, Rodri, Sergio Santos, Vitra, Iago López y Kiko–. Solo Ángel Fraga, procedente del Cerceda y Edgar, desde Navalcarnero, llegan de Segunda B. Junto a los renovados Carlos Pereira, Javi Sánchez, Pablo Carnero, Adrián Gómez, Diz, Brais y Cotilla dan forma a una plantilla todavía incompleta.
Y es que aunque ayer se dio el primer paso de una andadura de más de diez meses, todavía no están cerrados todos sus integrantes. "Nos queda por traer algún jugador de medio campo o quizá dos y algo para la banda izquierda. Tres o cuatro fichajes", anuncia un Míchel Alonso que sabe que el listón está alto pero no se asusta: "Me encontré un club con los pies en el suelo. No es cuestión de comparar, sino de trabajar para lograr el objetivo y creo que el nuestro debe ser la permanencia. n