BALONMANO

El primero sin Andrea

La primera línea disputó los diez derbis anteriores entre Guardés y Porriño (20:00, TVG2) 

Andrea Dapena disputó diez derbis, cuatro con el Mecalia Guardés y seis con el Balonmano Porriño.
Andrea Dapena disputó diez derbis, cuatro con el Mecalia Guardés y seis con el Balonmano Porriño.
El primero sin Andrea

Cuatro de ellos con la camiseta del Mecalia Guardés y seis con la del Godoy Maceira Porriño. Andrea Dapena será la gran ausente del derbi gallego que enfrenta esta tarde en A Sangriña (20:00, TVG2) a ambas entidades. Decidió retirarse al término de la pasada campaña. Una notable ausencia. 
"Esta semana fue totalmente diferente. Tengo a mi hermana ahí dentro -Alba Dapena continúa en el Porriño- y estoy algo más conectada, pero la verdad es que en los últimos meses me aparté bastante. Lo veo con otra perspectiva, pero estoy deseando que ganen las mías", asegura la jugadora y aclara: "El equipo de mi hermana, el Porriño, evidentemente". 
No obstante, la primera línea reconoce que "ahora no están al mismo nivel. No luchan por lo mismo como hace unos años. El Guardés es un equipo profesional, que pelea por la liga y la Copa, incluso por jugar en Europa. El Porriño es una plantilla muy joven, en el que las jugadoras combinan estudios con deporte. Eso sí, seguro que van a ir con toda la ilusión del mundo y sin miedo a nada". 
Andrea Dapena, a los 32 años, optó por una retirada que llevaba tiempo meditando y, a pesar de que no siente ganas de volver, admite que "en la grada es horrible. Las fui a ver en el anterior partido y creo que no estoy preparada para irlos a ver. Mañana voy a estar pendiente, pero no de la misma forma. Además, al tener a Alba, no desconecto e hicimos un grupo de amigas que quedamos muchas veces. Algunas  también lo dejaron ya". 
Andrea no estará en A Sangriña esta tarde porque tiene que realizar un cursillo, aunque casi agradece la ocupación porque "lo paso fatal. Ya me pasó el otro día y en el pabellón del adversario hay que contenerse mucho e igual no estoy capacitada para ello. Estaré impaciente con el teléfono, pero casi que mejor". 
Andrea Dapena suma diez derbis, todos los disputados en División de Honor. Jugó cuatro con el Guardés y ganó dos y seis con el Porriño, en el que obtuvo la victoria en 2016. Los más complicados de gestionar llegaron en el curso 2014/15 cuando cambió de equipo: "Al comienzo, había una rivalidad muy fuerte porque estábamos al mismo nivel. Ahora es algo totalmente diferente porque el Guardés está por encima. El Porriño no tiene nada que perder. Eso sí, para poder ganar tiene que hacerlo perfecto y que el Guardés no tenga el día. Lo tienen que afrontar sin presión". 
Eso sí, son enfrentamientos especiales porque "estos partidos te gusta jugarlos. Hay otro ambiente previo y si en A Sangriña siempre hay público, imagínate durante un derbi".
"En los últimos años ya estaba: para el año lo dejo, para el año lo dejo. Al final, echo de menos el grupo, estar siempre juntas. Es lo más complicado, pero ya era una decisión tomada. Es algo que da pena, pero hay que tomar decisiones y me iba a darla siempre", explicó sobre su retirada. Andrea añadió que "decírselo a Abel Estévez -entrenador del Porriño- me costó mucho porque me ayudó un montón. También me costó mucho separarme del grupo, especialmente de mi hermana. Pasábamos mucho tiempo juntas y esta semana no la veo desde el sábado. Es un cambio que cuesta".n