TRAINERAS LIGA GALEGA

El placer de triunfar en casa

Fran Abreu, junto a su hermano Samuel, ganaron con Mecos la Bandeira Concello de Vigo

Fran Abreu, de pie con gafas, celebra la victoria el pasado domingo en O Vao.
Fran Abreu, de pie con gafas, celebra la victoria el pasado domingo en O Vao.
El placer de triunfar en casa

Ganar en casa dentro de una trainera de O Grove. Es el caso de los vigueses Fran y Samuel Abreu, que compartieron costado en la "Mequiña" que el pasado domingo se impuso en la Bandeira Concello de Vigo disputada en aguas de O Vao. 
"Es la primera vez que gano en casa. El año pasado estaba en Puebla y se la regalamos a Meira porque fuimos delante toda la regata y fallamos en la última virada. No entró bien la pica y ya nos pasaron ahí", asegura Fran. No obstante, en 2018 la historia fue diferente porque "Samertolameu tuvo un error y hay que estar ahí para aprovechar cuando el rival falla".
Formado en Coruxo, el ahora remero de Mecos reconoce que "en Vigo siempre es especial ganar, aunque sea con otro club. Es la regata más bonita de todo el calendario con el paso por debajo del puente y esa virada a mayores con el último largo de cuarenta segundos de 'txampa' con la gente encima", explica el remero. 
Hace años que Fran Abreu dejó las bancadas de Coruxo para pasar por las principales traineras del remo gallego. Estuvo en Samertolameu y "el año pasado estaba en Puebla. El proyecto con José Parada 'Txiqui' de entrenador se terminó porque se marcharon muchos remeros. Me llamó Fran González de Mecos y también le quedaba mejor a mi hermano, que quería remar este año conmigo, y decidimos probar los dos en O Grove". Los Abreu, que reman por el mismo costado y en la posición cuarta y quinta, se juntaron en la embarcación de O Salnés para "estar en un barco que es la alternativa a Ares y Samertolameu para ganar alguna bandera".
A pesar de la victoria del pasado domingo, Fran Abreu reconoce que "Meira está un punto o dos por delante del resto. Nos estaba ganando todas las regatas con cierto margen. Ahora, con la descalificación van a estar más justos, pero deberían ganar la Liga Galega". 
La clasificación general indica que Ares aventaja en un punto a Mecos y en cinco a Samertolameu cuando quedan dos tercios del curso por celebrarse. 
Más allá de la victoria del pasado domingo, el remero vigués es uno de esos deportistas amateur que realiza malabarismos para practicar su deporte a un nivel alto. "Lo tengo un poco complicado porque tuve en septiembre una hija. Trabajo a turnos de mañana y tarde y cuando estoy de tarde, por la mañana estoy con la pequeña. Después queda en la guardería, voy a comer, al trabajo. Salgo, voy a casa un rato, y a entrenar a Chapela. No salgo hasta pasada la una de la madrugada. Tengo suerte de que el club se porta bien y me deja unas llaves para entrar y para cerrar", explica. Y añade que "el fin de semana voy hasta O Grove y cuando estoy de mañana, también dos días más". Muchos kilómetros de carretera y de mar.n