CELTA

El gran salto del Valencia

El próximo rival del Celta es el equipo que más ha progresado en Primera con respecto a la temporada pasada

El centrocampista del Valencia Carlos Soler presiona a un rival durante el partido contra el Getafe.
El centrocampista del Valencia Carlos Soler presiona a un rival durante el partido contra el Getafe.
El gran salto del Valencia

El Celta visita el sábado (20:45, Bein) al equipo que más ha progresado en Primera División con respecto a la temporada pasada: el Valencia. El conjunto che acabó duodécimo la última Liga y ocupa la segunda posición en la actualidad, un salto de diez puestos que sólo iguala el Leganés, que pasó del décimo séptimo al séptimo lugar. Un cambio sustentado en la llegada de Marcelino García Toral al banquillo y de jugadores como Neto, Guedes, Kondogbia o Gabriel Paulista. No obstante, buena parte de los futbolistas con más peso en el Valencia ya estaban en la capital del Turia el curso pasado. Es el caso de Parejo, Gayá, Zaza, el canterano celeste Rodrigo Moreno o Carlos Soler, al que conoce a la perfección el centrocampista del Celta B Rai Marchán, puesto que compartió vestuario con él en el filial valencianista hace dos años.
"Ha demostrado en Primera que es un futbolista excelente", explica Rai sobre Soler. "Técnicamente es un jugador muy capacitado, tiene un golpeo increíble y es muy inteligente en el juego. En mi año allí llegó a jugar de pivote y de mediapunta y ahora lo está haciendo en banda. Un jugador que esté en Primera y juegue en el que seguramente no es su sitio ideal, tiene que ser muy inteligente", añade el mediocentro catalán, que llegó a Vigo el pasado verano y es un fijo en el esquema de Rubén Albés.
Rai, formado en las categorías inferiores del Real Madrid, fichó por el Valencia en 2015. Allí coincidió con el citado Carlos Soler y otros dos canteranos ches que hoy están a las órdenes de Marcelino García Toral: los laterales Toni Lato y Nacho Vidal. "Son casos distintos. Lato es un chico que siempre ha sido una de las perlas de la cantera, han confiado mucho en él. Es el típico lateral izquierdo difícil de superar, que se incorpora mucho al ataque y es muy trabajador. Pese a ser muy joven, tiene una mentalidad muy buena. Tiene a Gayá, que es una competencia dura, pero creo que está jugando bastante y a final de temporada jugará todavía más", explica. "Nacho venía de hacer buenos años en juveniles, pero se pasó dos temporadas en el filial en los que no participó mucho. A veces en el fútbol nos precipitamos al tomar decisiones en caliente y creo que él fue inteligente porque aguantó y el año pasado lo jugó todo. Es un lateral similar a Kevin, muy intenso, que físicamente es un superdotado y puede subir y bajar con frecuencia", analiza Rai.
Vidal y Lato no forman parte del once tipo de Marcelino, pero han jugado con asiduidad esta temporada. El primero es el décimo quinto futbolista con más minutos en el Valencia y el segundo, el décimo sexto. Carlos Soler, en cambio, es indiscutible para el técnico asturiano y a sus 20 años se ha convertido en uno de los centrocampistas más prometedores del fútbol español. Precisamente, el próximo fin de semana se cumple un año desde su debut con el primer equipo del Valencia y se enfrentará al rival, el Celta, ante el que marcó su primer gol. "Fue un día muy importante para mí. Aunque jugué sólo 12 o 13 minutos al final del partido, yo lo recuerdo con mucho cariño, porque llevaba mucho tiempo esperando ese momento", aseguró ayer a Efe Soler al rememorar el partido ante la Real Sociedad en el que se estrenó en Primera.
Soler es uno de los siete jugadores que forman parte del once tipo de Marcelino que ya estaban en el Valencia el curso pasado, junto a Parejo, Gayá, Zaza, Rodrigo, Montoya y Garay. Los otros cuatro llegaron este verano: Neto, Gabriel Paulista, Kondogbia y Guedes. El rendimiento de todos ellos, bajo la manija de García Toral, ha permitido al Valencia dar un salto en la tabla para convertirse a día de hoy en la principal amenaza del líder, el Barcelona. Un salto de diez puestos en la tabla –desde el final de la pasada temporada a la actualidad– que sólo iguala el Leganés. Por detrás, a mucha distancia, están el Betis, que ha mejorado cuatro puestos, y el Celta, que ha subido tres. Por el contrario, el Alavés ha perdido diez posiciones y el Málaga y el Athletic, nueve.
La afición del Valencia es una de las más exigentes de Primera. Rai Marchán recuerda el apoyo que le brindaban al filial, pero también la presión que caía sobre el equipo de referencia del club. "Tuve la suerte de entrenar mucho con el primer equipo, sobre todo en la época de Pako Ayestarán, y fue un año muy malo. La afición del Valencia es muy especial porque lo vive muchísimo y cuando aprieta es capaz de sumar mucho, pero también existe esa presión. No en el filial, pero sí en el primer equipo. Puede ser contraproducente a veces, pero también es la excelencia que se busca en el Valencia, una ciudad muy futbolera", destaca el mediocentro del filial, que la temporada pasada jugó en el Valladolid B tras un año sin apenas minutos como futbolista che. "Fue un año duro a nivel personal. Cuando sales del Madrid, como yo aquel año, crees que vas a ir a un sitio a partirla, pensando incluso en el primer equipo y esas historias, y al final me lesioné en el primer partido de pretemporada, no pude entrar hasta la tercera o cuarta jornada y no jugué dos partidos seguidos en todo el año. No tuve continuidad, pero ahora lo valoro más porque estaba en un gran club y las cosas que me pasaron me sirvieron para aprender de cara al futuro", recuerda Rai, excompañero de jugadores como Carlos Soler, Lato y Vidal, que se preparan para recibir el sábado al Celta después de encajar ante el Getafe la primera derrota de una temporada hasta entonces impecable para el Valencia.n