CELTA

El estado de la cuestión

Unzué analiza individualidades y sinergias y está feliz pero reconoce margen de mejora

Juan Carlos Unzué da instrucciones durante un entrenamiento. Siente que la semilla va cuajando.
Juan Carlos Unzué da instrucciones durante un entrenamiento. Siente que la semilla va cuajando.
El estado de la cuestión

Cuatro semanas y cuatro días después de empezar a trabajar con la materia prima de la que dispone, Juan Carlos Unzué se mostró ayer como un orfebre satisfecho de la obra realizada hasta la fecha, pero conocedor de que todavía está en camino. El técnico celeste da sensación de satisfacción y seguridad y empieza a concretar aspectos grupales e individuales.

Juego con  balón
El aspecto más positivo, a su modo de ver, aunque divide a disgusto el fútbol –"es no ser respetuoso con el juego"–. Y dice: "En fases con la pelota, el equipo ha evolucionado y ha entendido muy bien la idea. Hemos tenido la fortuna de tener comportamientos diferentes de los rivales en los partidos, lo que nos dio posibilidad de hacer inicios de juego con presiones altas, hemos atacado a un equipo replegado en su campo... En unos hemos demostrado mayor evolución, otros nos costó más y nos permite ver qué tenemos que mejorar. Tenemos que encontrar los movimientos para amenazar un poco más al rival y que se desorganice un poco más que contra el Udinese".

Juego sin  balón
Sigue siendo lo más costoso por el cambio de conceptos respecto a la era Berizzo por la memoria corporal de los jugadores y sus automatismos, pero con matices. "En la presión tras pérdida en campo rival casi no ha habido necesidad de trabajar porque es parecido a lo que hacían. Pero cuando el rival nos obliga, como ante el Leverkusen, al repliegue en nuestro propio campo, ahí aparecen conceptos que ellos de forma muy natural tienen interiorizados de estos tres últimos años. Están pensando más en su marca que en sus compañeros, en dónde está la pelota y en cerrar el camino más corto. En ese aspecto, tenemos margen de mejora grande".

Portería: ya hay elegido
Sin desvelar quién es, Unzué sí aclaró que ya sabe cuál será su portero titular ante la Real. "A día de hoy tengo decidido quién va ser el titular. Él no lo sabrá hasta el último día", dijo. Y puntualizó que la elección se basa no sólo en las cuatro semanas y media previas porque "para bien o para mal, a algunos jugadores ya los conocía previamente y además, uno también tiene sus gustos". En números, el mejor rendimiento entre Sergio Álvarez, Rubén Blanco e Iván Villar ha sido el del primero.

Pivotes:  Radoja, Pape y Tucu
Nemanja Radoja es el pivote oficial del equipo, más cuando Chelo Díaz está apartado. Unzué explicó ayer que para este puesto, tal y como se ha visto en los amistosos, cuenta con otros dos nombres: "Tucu es diferente. Lo he probado de pivote con sólo un entrenamiento anterior porque lo quiero ver en esa posición. No porque no tenga dos hombres que lo han hecho muy bien ahí, como es el caso de Rado, que ya ocupó esa demarcación estos años atrás, y Pape, que es la posición en donde yo lo veo, más que en la de interior". Es decir, que el canterano seguirá teniendo que adaptarse a un puesto que el cuerpo no le pide pero que su físico le permite cubrir.

Aspas, en banda y en el centro
Reiteró ayer el entrenador celeste que a Iago Aspas lo quiere tanto en banda, donde ha jugado todos los encuentros amistosos de pretemporada, como en punta. Y no evitó demostrar que tendrá un especial cuidado con el moañés. "No tengo ninguna duda, lo veo jugando fuera y lo veo jugando dentro. Habrá partidos para las dos posibilidades. Él ha ido cogiendo la forma y su rendimiento seguro que va a ser muchísimo más alto, como el del resto, según vayan pasando los días y empiece la competición. Si de alguien estoy tranquilo es de Iago. Intentaremos que esté lo más cómodo posible para que su rendimiento sea el máximo posible, dentro de la idea colectiva", adujo.

Los canteranos: compaginando
Pampín le ha convencido como lateral como para no fichar otro. Brais ha jugado en todos los amistosos, aunque mañana ante la Roma ya no lo hará. Y Alende sólo jugó el primer triangular y ya ha tenido minutos con el filial, aunque completó la concentración en Inglaterra y Alemania. A los tres los considera Unzué por igual y quiere que jueguen con el B: "Los días en que yo los utilice estarán con nosotros y en los que no, por la edad que tienen y por su propio crecimiento, es bueno que jueguen, que compitan. Intentaremos molestar lo menos posible al B, que no lleguen para el partido sólo. La relación entre primer equipo y B es muy fluida".

Álex López y Marcelo Díaz
Suave en el hablar y respetuoso, pero también contundente. Así se mostró el entrenador céltico al hablar del caso de Álex López y Marcelo Díaz, con los que el club no cuenta y que no juegan ni un minuto de los amistosos: "Son dos jugadores, según les expliqué a ellos mismos cuando llegaron, con los que el club y yo al hacer la plantilla no contábamos con que iban a estar. Pero, son jugadores con contrato, a los que he intentado respetar como uno más durante estos días y mientras no solucionen su situación con el club, seguirá habiendo el mismo respeto mío hacia ellos. Y también es cierto que de su comportamiento no tengo ninguna queja". 

Ante la Roma, un once con pistas
Mañana (19:30), el Celta juega en Balaídos y ante la Roma el último amistoso de la pretemporada. Y en él, Unzué admite que apostará por un once que se parecerá mucho al de la primera jornada liguera, aunque augura que no será exacto necesariamente. "No va a haber tantos cambios, habrá gente que jugará 90 minutos pero no aseguro que vaya ser el once. El once se va a parecer más –al de la Real– que estos partidos de atrás, pero no va a ser definitivo", comenta. Y, avanzando días, admite que un buen arranque liguero aclararía el panorama: "La autoestima y la autoconfianza van a hacer que esa idea cale más rápidamente".n