FÚTBOL

El derbi acabó en divorcio

El Rápido, por boca de su presidente, se dice muy dolido con el Celta tras el duelo dominical

El derbi fue muy competido y se decidió por un solo gol.
El derbi fue muy competido y se decidió por un solo gol.
El derbi acabó en divorcio

El derbi vigués del pasado domingo en el Baltasar Pujales, que enfrentó a Rápido de Bouzas y Celta B con triunfo celeste por un gol en el último minuto, ha dejado en herencia serias desavenencias entre el club boucense y el céltico tras el profundo malestar causado en el primero algunas decisiones arbitrales y la actitud de un conjunto de seguidores del Celta. Tan es así que el presidente de la entidad albinegra, Manuel Pedro Seoane, ha mostrado públicamente su profundo enfado, que agravó todavía más la campaña que desde Príncipe se ha iniciado contra el arbitraje de González Fuertes el pasado sábado en Getafe.
Seoane aclara que él es accionista y socio del Celta, pero por eso considera todavía más doloroso lo vivido. En redes sociales, comparo las críticas célticas al arbitraje sufrido por los pupilos de Miguel Cardoso con el silencio que muestran en torno al del choque de su filial, con una polémica expulsión de Iago. "Los dos poco acertados arbitrajes de toda la temporada fueron en los dos partidos con los celestes", concretaba ya ayer la página web del club.
Además, en ella se quería aclarar que el Rápido no critica en global la actuación del colectivo arbitral, ni tan siquiera la del colegiado del pasado domingo, sino que muestra quejas puntuales. En este sentido, critica que el Celta en sus comunicados sí denigren, a su entender, a unos colegiados con lo que el Rápido está "en armonía".n