CELTA

El Celta mengua, los rivales no

El mercado de enero ha remarcado la condición celeste de equipo con menos fichas de toda Primera División

Juan Carlos Unzué ha querido ajustar casi al máximo el número de jugadores de los que dispone.
Juan Carlos Unzué ha querido ajustar casi al máximo el número de jugadores de los que dispone.
El Celta mengua, los rivales no

Reducida casi a la mínima expresión. Así ha quedado la primera plantilla del Celta en cuanto a número de fichas tras el paso del mercado de enero, que ha remarcado una tendencia ya apuntada el pasado verano: que el conjunto vigués es el de menos piezas con ficha profesional de toda la Primera División. Allá por septiembre,  ya lo era pero empatado a 20 miembros con Valencia y Betis. Pero el mercado invernal lo ha dejado sólo, al reducir el grupo al 19 con la salida sin reemplazante –a diferencia de lo sucedido con los casos de Guidetti y Hjulsager, cuyas ausencias fueron cubiertas en número por los fichajes de Robert Mazan y Lucas Boyé– del tercer portero, Iván Villar, en dirección al Levante en calidad de cedido.
Nadie se acerca al aprovechamiento máximo de los recursos defendido desde los despachos de Praza de España y desde el banquillo que ocupa Juan Carlos Unzué. Los que más lo hacen siguen siendo Valencia y Betis, pero en su caso enero no ha disminuido el número de fichas, sino que lo ha aumentado en una unidad. Lejos, lejísimos, a seis jugadores vista, quedan los casos de Leganés, Levante y Sevilla, que apuran las 25 fichas.
Claro está que 'de facto' el grupo con el que trabaja Unzué es de 20 futbolistas, ya que en este se incluye Brais Méndez, cuya ficha le permite simultanear primer y segundo equipo aunque funciona en la práctica como un miembro más del primero. Pero tal circunstancia no es exclusiva del Celta, ni mucho menos, y hay numerosos equipos que tiran de esos futbolistas con los dorsales por encima de 25 con asiduidad.

Alende y Pampín
En casa Celta, además, en la situación de Brais no ha habido, ni se intuye que habrá salvo caso de necesidad extrema, ningún futbolista más. De la pretemporada salieron con un papel similar Diego Alende y Diego Pampín, pero hasta la fecha no han jugado ni un solo minuto con el primer equipo. El central, ahora lesionado, fue convocado en dos partidos ligueros (Las Palmas y Leganés) y el lateral en uno (Alavés), hace justo una vuelta. Una lesión en un pie apartó a este último de las quinielas de Unzué, pese a que sí está jugando en el filial, y ahora ha llegado Mazan.n