CELTA

Un día vital para Iago y Toto

El argentino es el técnico con más victorias en el derbi en Primera y el moañés anotó su gol cien como profesional

Iago Aspas y Eduardo Berizzo se disponen a abrazarse tras la finalización del derbi del domingo en Riazor.
Iago Aspas y Eduardo Berizzo se disponen a abrazarse tras la finalización del derbi del domingo en Riazor.
Un día vital para Iago y Toto

Cuando el 15 de mayo de 2004 el ahora entrenador celeste Eduardo Berizzo abandonaba el campo en Riazor expulsado y enfrentado con la grada deportivista, Iago Aspas se formaba en la cantera celeste hirviendo lentamente en celtismo. Para los dos, un celtista converso por pasión y otro de nacimiento por herencia, el derbi del pasado domingo fue más que especial: a uno le sirvió para resarcirse de su mal balance en los duelos autonómicos como jugador al convertirse en el entrenador céltico con más victorias ante el Deportivo en Primera con cuatro; a otro, le valió para anotar su primer gol en el estadio herculino, y no un gol cualquiera sino el que supone el número 100 de su carrera en el fútbol profesional en partidos oficiales.
Berizzo maneja la inteligencia emocional con precisión. Por convencimiento profesional y por sentimiento. Sabe que los derbis son alimento para el fútbol y no sólo los vive ahora con pasión –como demostró el domingo acercándose a la grada con los aficionados célticos al final del choque–, sino que también lo hacía como jugador, aunque le tocó vivir una época poco productiva en estos duelos. De los cinco que disputó en sus cinco temporadas en Vigo, sólo ganó uno, empató otro –en el que marcó– y perdió tres, el último el mentado en el que se fue expulsado en el minuto 88 en la temporada del descenso a Segunda.
Aquel dolor de la última vez se le ha ido calmando, por fortuna, en su etapa como entrenador celeste. Sus números en los derbis desde el banquillo son meritorios: en seis choques oficiales, cuatro victorias, un empate y una sola derrota. Diez goles a favor y cinco en contra. Tan meritoria es la cifra que, desde el domingo, Berizzo se ha convertido en el técnico celeste con más triunfos sobre el Deportivo de la historia en Primera División. Con ese póker triunfal supera a Juan Arza y Ricardo Zamora, que lograron tres. Aunque Arza sigue manteniendo un porcentaje del 100% difícil de igualar, pues sólo dirigió tres duelos gallegos. Zamora lo hizo en siete ocasiones, como recuerda el historiador celeste Alberto Fernández (@celtahistoria).
También Iago Aspas sabe qué se siente al irse expulsado del campo de Riazor en un partido que termina en derrota, precisamente en su última visita antes de salir del Celta en dirección al Liverpool. Por entonces, el caminar del moañés en los derbis se asemejaba mucho al del Berizzo jugador y ese mal fario se mantuvo el pasado curso, ya de regreso en Vigo. Hasta este curso, el balance era cuatro derrotas, dos empates y ni un solo gol del pichichi celeste.
Pero la actual temporada, como le ha sucedido a su entrenador, también le ha servido a Aspas para desquitarse de ese mal arranque en los derbis. Ha sido protagonista fundamental en las dos victorias de este curso, con dos goles en el 4-1 de la primera vuelta y el único del duelo del pasado domingo. Y, además, ese último tanto le ha servido para igualar con Adolfo Atienza como el jugador céltico que más goles le ha marcado al Deportivo en una temporada en Primera con tres. El madrileño lo consiguió en la campaña 51/52 y en su caso no sirvieron para sumar dos triunfos (@celtahistoria).
Además, su primer gol en Riazor es importante en la intrahistoria del propio Iago Aspas, ya que es el número 100 que anota formando parte de una plantilla profesional en partido oficial. El moañés ha anotado 89 con el Celta entre todas las competiciones –21 esta prolífica temporada–, 10 con el Sevilla y 1 con el Liverpool. Cuando remachó el centro de Beauvue, Iago se volvió un goleador centenario.n