CELTA

Día después de gloria para los cansados héroes de Genk

La plantilla recibió el cariño de la afición en el entrenamiento vespertino en A Madroa

Los titulares del encuentro de Genk y Beauvue devuelven el aplauso a los aficionados en A Madroa.
Los titulares del encuentro de Genk y Beauvue devuelven el aplauso a los aficionados en A Madroa.
Día después de gloria para los cansados héroes de Genk

Las horas después del logro histórico de Genk, con el pase a las semifinales de la Liga Europa, estuvieron marcadas para la plantilla celeste por un lado, por el cansancio, y por el otro, por el reconocimiento de su afición. Una jornada de ligero paréntesis para regodearse en lo conseguido antes de centrarse en el choque liguero de mañana ante el Betis en Balaídos.
La expedición céltica voló de vuelta casa durante la madrugada de ayer. Un vuelo largo que comenzó muy feliz pero en el que el cansancio empezó a hacer mella en los jugadores. De hecho, el aeroplano celeste aterrizó en el aeropuerto compostelano de Lavacolla pasadas las cuatro y media de la mañana y los célticos no estuvieron en casa hasta más allá de las seis. Como estaba previsto, la plantilla pudo descansar toda la mañana, ya que no estaban citados para entrenar hasta primera hora de la tarde en A Madroa.
Pese a ese cansancio, la parte positiva fue el reconocimiento de los aficionados célticos a los suyos. Una veintena incluso se acercó a Lavacolla para ser los primeros en vitorear, ya en tierras gallegas, a los suyos. Y ya en A Madroa, ese número se multiplicó por más de diez para aplaudir a los jugadores.
Jornada especial también fue la de ayer para los más de 500 seguidores que se desplazaron a Genk. Regresaron cansados pero con una historia para toda la vida.n