CELTA

Carlos Mouriño: "Si creo que lo mejor para el Celta es la venta, venderé"

Mouriño afirma que este lunes recibió una propuesta de Qatar

Carlos Mouriño: "Si creo que lo mejor para el Celta es la venta, venderé"

Carlos Mouriño aseguró que el objetivo fundamental de su comparecencia era proponer la compra del estadio de Balaídos, pero aprovechó la ocasión para exponer su versión sobre el proceso de venta del club y defenderse de las críticas que ha recibido.
"Han sido días difíciles y complicados, pero mientras yo sea presidente las decisiones las seguiremos tomando nosotros. No voy a permitir que la grada, los medios o la presión política y social influyan en mis decisiones. Son mis decisiones, es mi responsabilidad y la asumo como tal", indicó Mouriño, muy crítico con la portavoz municipal del Partido Popular, Elena Muñoz, a la que acusó de haberse mantenido en silencio cuando la anterior directiva dejó al club "en bancarrota" o en procesos de venta como el de Caixanova. "Se han caído muchas caretas", dijo Mouriño, agradecido con los miembros de su junta directiva y con parte de la afición, la que no le ha criticado.
Sobre el proceso de venta, Mouriño aseguró que representantes del grupo chino interesado en comprar el club –"no sé de qué grupo se trata", dice, aunque niega que sea CITS– estuvieron en su casa, aunque niega que las negociaciones estén avanzadas y desveló que este mismo lunes recibió otra propuesta de Qatar. "Las negociaciones están como hace mes y medio. Ayer recibimos otra oferta más, de Qatar, y me decían que si iba a vender el club, no lo hiciera porque venían ellos. Pero fuera de eso, está como estaba. A los que preguntaron por el club, les dijimos que hagan una propuesta; si la vemos aceptable, que depositen en el banco dinero capaz de aguantar esa propuesta y, a partir de ahí, empezaremos a hablar. Pero no sólo de la parte económica, sino también del proyecto que tienen", explicó, antes de desvelar que los emisarios del grupo chino que estuvieron en Vigo, visitando A Madroa y la sede de Praza de España, comieron en su casa. "No sé cómo se llaman, pero soy tremendamente correcto y puedo decir que unos señores que no sé a quién representan se sentaron conmigo en mi casa a comer. Yo los invité. Pero ese mismo día tenía en casa a trece personas de distintos países. Vinieron a conocer las instalaciones, quisieron conocerme y estuvimos juntos en una comida. Pero la conversación fue sobre lo bonito que es Vigo y lo que le gustaron las Cíes, no hablamos del fondo porque ni yo llevo directamente las negociaciones ni el que vino las lleva tampoco", indicó Carlos Mouriño, que admitió que una empresa auditora les ha pedido documentación para el grupo asiático interesado en el club.
Por otro lado, el dirigente explicó que ningún grupo formado por capital de Vigo o Galicia se ha dirigido al club y rechazó valorar si aceptaría una eventual propuesta por el dinero que ha invertido en el Celta. Sobre las críticas que ha recibido, aseguró que "me podrán decir lo que quieran, de hecho ya lo han hecho, ya pagué mi coste social. Por tanto, lo más fácil es firmar un papelito, agarrar el dinero y desaparecer. Me podrán repetir que he sido un traidor, que los he engañado, que pasé de héroe a villano, pero ya no me van a decir nada nuevo", dijo, antes de asegurar que su prioridad es el Celta: "Me preocupa lo mejor para el Celta y por eso voy a pelear. Y si lo que creo que es mejor es darle una solidez económica por un futuro que no veo despejado y eso implica la venta, lo venderé. Mi conciencia está tranquilísima porque yo trabajo para el futuro. Los que trabajan para la inmediatez no están en mi equipo", remachó.n