BALONCESTO LIGA FEMENINA 2

Con la fuerza de todos

El cuerpo técnico liderado por Cantero en el Zorka cumple 1.000 días en pleno éxito

Cristina Cantero, Mario Muñoz, Pedro Fernández y Nacho Silva, anoche en el pabellón de Navia.
Cristina Cantero, Mario Muñoz, Pedro Fernández y Nacho Silva, anoche en el pabellón de Navia.
Con la fuerza de todos

Detrás de un logro deportivo como el alcanzado por el Celta Zorka el pasado sábado, cuando certificó su clasificación matemática para la fase de ascenso a la Liga Femenina seis años después de verse obligado por razones económicas a abandonar la élite, hay siempre un buen puñado de culpables. Más allá de un grupo de jugadoras que se han ganado dicho pase en la pista se encuentra una  afición, un club, una junta directiva y un cuerpo técnico que han colaborado en crear el grupo humano necesario para poder soñar con el retorno a la máxima categoría femenina del baloncesto español.
Formando parte de ese colectivo fuenteovejunesco se encuentra Cristina Cantero, entrenadora que el próximo viernes cumplirá 1.000 días como máxima responsable del banquillo celeste, puesto en el que sucedió al actual director deportivo, Carlos Colinas. Fue el 11 de junio de 2015 cuando el añorado presidente Paco Araújo presentaba públicamente la apuesta por la ex jugadora cordobesa afincada en Vigo desde sus cinco temporada vistiendo la camiseta céltica en al pista. Por lo tanto, en su tercer año como técnica del equipo ha alcanzado la meta de la fase de ascenso.
Y no lo ha hecho sola, porque desde el primer momento se ha rodeado de un cuerpo técnico y médico que ha colaborado de forma decisiva en la creación del hábitat necesario para cualquier éxito. Nacho Silva, Pedro Fernández, Mario Muñoz, Alberto Bermúdez, Bianka Mesa y Pelayo Suárez son los nombres que a buena parte de los aficionados les sonarán extraños pero que las propias jugadoras, más expuesta lógicamente a los aplausos y reconocimientos, tienen como parte fundamental de la familia bosquista.
Cada uno tiene su papel asignado, como desvela Cantero. Nacho Silva, que en el 'staff' del club figura como entrenador ayudante, es "el más cercano a mí a nivel de pista. Descargo mucho en él, sobre todo en cuanto a trabajo individualizado en los entrenamientos. Es el que trabaja conmigo más  mano a mano". También bajo el cargo de entrenador ayudante se encuentra Pedro Fernández, que es "la persona encargada del 'scouting'. Es el que más vídeos de los equipos rivales ve y el que realiza los informes sobre ellos, aunque también aporta en cuestiones técnicas".
Tan trascendente como la parte técnica es la física. Y ahí es donde entra de lleno el laureado, con las selecciones españolas, preparador físico Mario Muñoz, a la sazón profesor en un centro educativo mosense. Junto a él, las manos de los fisioterapeutas, con Alberto Bermúdez hoy por hoy en la primera línea pero estando siempre detrás, como desde hace más de una década, José Barros, de las Clínicas San Lázaro –"Josiño", lo menta cariñosamente Cantero–.
De las cuestiones médicas se ocupa y preocupa también desde hace años la doctoria Bianka Mesa. Y desde mediada la pasada temporada al grupo se unió Pelayo Suárez como psicólogo: "Echamos mano de él en un momento complicado y está resultando fundamental no sólo para las jugadoras, sino también para mí".n