CELTA

El Celta valora cada acción en 200 euros y lo califica de "histórico"

Carlos Mouriño sacó adelante sin oposión la junta y defendió sus proyectos de nuevo estadio y ciudad deportiva 

El presidente, Carlos Mouriño, junto a tres de sus consejeros; Carmen Avendaño se ausentó.
El presidente, Carlos Mouriño, junto a tres de sus consejeros; Carmen Avendaño se ausentó.
El Celta valora cada acción en 200 euros y lo califica de "histórico"

Carlos Mouriño, presidente céltico, sacó ayer adelante sin oposición alguna una Junta General Ordinaria y Extraordinaria de Accionistas protagonizada por una escasa asistencia –79 presentes y 27 representados– los buenos datos económicos, el nombramiento de dos nuevos consejeros y, ya en el turno de ruegos y preguntas, la situación de Balaídos y la ciudad deportiva de Mos.
 

María José Herbon disertó sobre la situación económica del club, encadenado uno tras otro datos positivos no sólo a nivel propio, sino también en comparativa con el resto de los clubes de la Liga, superando de largo la media en rentabilidad económica y financiera. Destacó la directora del área económica de la entidad tres cifras: la de beneficos de la pasada temporada (12,9), que se enmarca dentro de una cifra en los últimos cinco años de 65,9 -39 más del previsto en los  diferentes presupuestos–; el fondo de maniobra de 22,3 millones; y, sobre todo, el patrimonio neto de 70,1 millones que calificó de "histórico".
En este último punto, resaltó dicho valor teniendo en cuenta que en 2008 era de -45,7 millones. Lo que supone, según los responsables del club, que se ha generado en esta década una revalorización  de 115 millones de euros, con lo que el precio de la acción pasó de 0 a 200 euros.
En el desglose de las cuentas, se habló de las inversiones en jugadores y en la nueva sede. En esta última, a la compra de 5 millones de euros se unen otros 5,2 invertidos en el acondicionamiento para una cifra total de 10,2.
En cuanto al presupuesto, se estima para la campaña 18/19 un beneficio de 6,1 millones. Con un 70% de los ingresos llegados desde la televisión, un 14% en ventas de jugadores, un 9% en publicidad y sólo un 7% en taquillas y abonados. El resultado de las votaciones, como se esperaba, arrollador: por encima del 99% en todos los puntos a debate durante la noche.
Fue en el turno de ruegos y preguntas cuando el presidente tuvo que referirse a la relación con el Concello de Vigo. Reiteró, de inicio, que "no estamos contentos para nada con la gestión del alcalde. Nos echaron de Vigo porque no nos dieron permiso para hacer la ciudad deportiva. Y una vez que nos vamos, trata de boicotearla en Mos. El alcalde miente respecto al Celta. Lo diré con todo respeto pero con toda la fuerza". Tras enumerar las instalaciones similares que proyectan otros clubes –Levante, Betis, Eibar, Girona y Málaga–, señaló: "Díganme si no tengo derecho a protestar. El Celta no puede estar en peores condiciones. Nos han echado de Vigo. Y ahora puede suceder lo mismo con Balaídos. Estamos pidiendo autorización porque Vigo tiene toda la preferencia, pero si no nos dan el permiso se lamentarán como se están lamentando ahora. Es difícil de entender que se pierdan esos monumentos deportivos porque alguien no sabe más que poner obstáculos. No sólo en Vigo, sino también en Mos". Con todo, Mouriño señaló que "seguiré peleando con todas mis fuerzas para ver algún día un Celta que no esté en inferioridad y que tenga un futuro estable".
A este respecto, enumeró las incomodidades de las partes de Balaídos ya reformadas para colegir que es "un estadio que no tiene las comodidades que debe tener. El nuevo estadio y la ciudad deportiva no son caprichos, son necesidades.  Y no es un problema del alcalde con Mouriño, es un problema del Celta". Y resaltó que proyecta "lo que es un estadio nuevo, no parchear lo que tenemos. Y seguimos parcheando". 
Además, negó que el club haya tomado partido en el enfrentamiento entre el Concello y la Xunta. "El alcalde nos quiere meter en la pelea contra la Xunta y no queremos estar en ella. Que se maten entre ellos. Si se quieren pelear que sea fuera del estadio", espetó.
Del Concello, el club no espera respuesta a su solicitud de terrenos para un nuevo estadio y Mouriño  dijo no entender que el alcalde no se dé por aludido por la misiva al estar remitida a la Corporación. "Él no deja de ser un miembro de la Corporación. Si no se da por aludido siendo el presidente de la Corporación no sé qué pretende", adujo. Y no se marcó un plazo de espera porque "no lo teníamos previsto y esto surge porque las obras de Balaídos no avanzan y no tienen presupuesto". 
También habló el presidente de la ciudad deportiva en Mos, señalando que va "bien. Estamos trabajando con mucho cuidado. Va a salir adelante". Y descartó  desligarla los campos del centro comercial: "Si se hace una modificación puntual es para todo el proyecto, sino no se hace". Además, no entiende la negativa de la Comunidad de Montes de Tameiga: "La falacia es que pierden monte. Si le ofrecemos dos metros por uno... Aparte se lo reforestamos. No lo entendemos muy bien pero hay elecciones y ya pasarán".n