CELTA

El Celta, rabioso con el arbitraje

Denuncia cuatro acciones concretas de la derrota en Getafe y presenta alegaciones a la segunda amarilla a Maxi

El expulsado Maxi Gómez se unió ayer a suplentes, no convocados y chavales de la cantera en el entrenamiento matinal en A Madroa.
El expulsado Maxi Gómez se unió ayer a suplentes, no convocados y chavales de la cantera en el entrenamiento matinal en A Madroa.
El Celta, rabioso con el arbitraje

El enfado es mayúsculo. Como en ninguna ocasión previa en la era de Carlos Mouriño como presidente del Celta. Al menos, por los gestos públicos. Al Celta no le bastó con un primer comunicado de protesta, ya muy duro, contra el arbitraje de González Fuertes en la derrota del pasado sábado en Getafe ese mismo día, sino que ayer emitió un segundo en el que se reiteraba en sus quejas "desde la más absoluta tranquilidad y tras una pausada reflexión" y apuntaba directamente a cuatro acciones de dicho encuentro: el penalti señalado, la expulsión de Maxi Gómez, el gol no concedido por fuera de juego y una supuesta mano de Flamini en el área getafense. Además, la entidad celeste presentará alegaciones previas ante el comité de competición en contra de la segunda amarilla vista por el delantero uruguayo. 
El club celeste tilda de "decisiones totalmente incomprensibles" las tomadas por el asturiano González Fuertes y por el vídeo arbitraje, a cargo de Alfonso Álvarez Izquierdo, en esos cuatro momentos puntuales.

El penalti
"El club se pregunta qué criterio se puede aplicar para señalar penalti de Hugo Mallo y por qué el colegiado no fue advertido desde el VAR de su manifiesto error". El Celta solicita que el vídeo arbitraje, al menos, sirviese para que el colegiado observase en la pantalla la acción, tal y como pidió Aspas en ese momento y tras el partido.

El fuera de juego
"El RC Celta se pregunta si en una jugada tan ajustada como la del fuera de juego señalado a Hugo Mallo en el segundo gol celeste es suficiente una revisión de tres minutos a través del VAR cuando anteriormente ante la duda no se señalaba fuera de juego. ¿Por qué no se mostraron las líneas y en un partido posterior sí se hizo?". En este punto, se refiere al espíritu de la norma del fuera de juego apelando a la norma previa y a la realización televisiva, después de que en el derbi madrileño si hubiese una repetición con líneas trazadas.

La expulsión
"Se pregunta además por qué el colegiado no señaló ninguna de las infracciones, algunas más que evidentes, que sufrió Maxi Gómez y después el delantero sufrió las dos amarillas más rápidas de la historia de esta competición". No lo explica en el comunicado pero la segunda amarilla será recurrida al considerar que no existe el aplauso de Maxi reflejado en el acta entre una y otra amonestación. De hecho, sólo hay un leve aplauso con las manos bajas y caminando hacia atrás cuando aún no había visto la primera amarilla.
Para Maxi, la del pasado sábado fue su primera expulsión en el fútbol español. De hecho, uno de los puntos de su juego que ha mejorado el uruguayo respecto a la pasada temporada es la gestión de las tarjetas. Así, si en el pasado curso acabó viendo 12 amarillas en 36 partidos –se perdió dos por sanción– el presente únicamente llevaba tres en 20 partidos hasta el pasado sábado.
La mano de Flamini
"El club se pregunta por qué ni el árbitro ni el VAR fueron capaces de ver la clara mano dentro del área de Flamini en la segunda mitad. ¿Cómo es posible que esa jugada, clara y determinante, les pasara desapercibida?". Incide en el VAR, cuya existencia como ayuda agrava, a su parecer, la situación y le hace sentirse "perjudicado de manera incomprensible".n