CELTA

El Celta se enfrentará a una roca

A José Bordalás, técnico del Getafe, "le gustan los jugadores con mucha intensidad", afirma el céltico Pastrana

José Bordalás, entrenador del Getafe, gesticula en el partido del pasado domingo en el Camp Nou, donde arrancó un empate ante el Barcelona.
José Bordalás, entrenador del Getafe, gesticula en el partido del pasado domingo en el Camp Nou, donde arrancó un empate ante el Barcelona.
El Celta se enfrentará a una roca

El Celta visitará el próximo lunes al Getafe de José Bordalás (Alicante, 1964), entrenador que ha convertido al equipo madrileño en una auténtica roca, como pudo comprobar el pasado domingo el todopoderoso Barcelona, que fue incapaz de marcar un solo gol en el Camp Nou al undécimo clasificado de Primera División.
Bordalás, que ha debutado esta temporada en la máxima categoría del fútbol español después de una larga carrera en Preferente, Segunda B y Segunda División, ha colocado a su equipo como el tercero menos goleado de la Liga con 21 goles encajados, sólo por detrás del propio Barcelona (11) y del impenetrable Atlético de Madrid de Simeone (9).
En el club celeste hay alguien que conoce bien al técnico getafense. Víctor Pastrana, futbolista del filial, lo tuvo como entrenador hace cuatro años, cuando ambos militaban en el Alcorcón, en Segunda División, y destaca que a Bordalás "normalmente le gustan los jugadores con mucha intensidad, que luchen cada balón como si fuera el último, pero arriba le gusta tener gente con calidad. Los extremos y los puntas, al menos en el tiempo que yo estuve con él, prefería que tuvieran más técnica que fuerza o potencia".
Al Celta, como al Barcelona, le gusta someter a los rivales desde la posesión de la pelota, una circunstancia que el actual Getafe puede aprovechar. "Su fútbol apuesta más por el contragolpe, por lo menos así era hace cuatro años en el Alcorcón, pero al margen del tipo de fútbol que le guste, se veía que Bordalás era un entrenador que valía y, de hecho, ahí está ahora", apunta Pastrana, que considera que el conjunto madrileño dispone de armas para sorprender al Celta: "En Primera División cualquier equipo puede sorprender a otro. Yo espero que gane el Celta, pero sí que puede sorprenderlo porque el Getafe es un buen equipo".
El futbolista del Celta B define a José Bordalás como "un entrenador cercano a los jugadores y dialogante, pero también es verdad que exige mucho a los jugadores. Sobre todo te pide que lo dejes todo en el campo, eso era lo que más le importaba".
Y, en su primera campaña en Primera División, Bordalás lo está consiguiendo. El Getafe ocupa el undécimo puesto en la clasificación con 30 puntos, sólo dos menos que el Celta, tras cosechar siete victorias, nueve empates y siete derrotas en las 23 jornadas que se han disputado hasta el momento, en las que ha marcado 26 goles y ha encajado sólo 21.
El equipo madrileño acumula cinco partidos seguidos sin perder, aunque los últimos cuatro han sido empates, el más reciente frente al Barcelona en el Camp Nou (0-0).
En ese encuentro, el Getafe consiguió que el Barça no disparase ni una sola vez a puerta en toda la primera parte, un hecho que los últimos tiempos sólo había conseguido el Real Madrid de Jose Mourinho, hace ya seis años.
"Hicimos un partido perfecto defensivamente hablando. En el primer tiempo no nos tiraron entre los tres palos. El equipo tuvo fases muy buenas haciendo una presión alta en el inicio y luego defendiendo en bloque medio, no dando opciones al Barça", afirmó tras el partido Bordalás en declaraciones al diario "Marca".
Un sistema al que tendrá que hacer frente el lunes el Celta, que tendrá que encontrar la manera de agrietar la roca getafense. La defensa del conjunto madrileño es una de las férreas de la Liga y, además de los pocos goles encajados, sólo ha perdido un partido por más de un tanto, en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid (2-0).
La zaga del Getafe está liderada por Djené, central que puede actuar también como lateral derecho y al que Bordalás ya tuvo en el Alcorcón, como al céltico Pastrana.
En la primera vuelta, el Celta sólo pudo sacar un punto en Balaídos (1-1) frente al cuadro madrileño, que neutralizó con un gol de Ángel en el minuto 86 el tanto inicial de Maxi Gómez.
El talón de Aquiles del equipo de Bordalás esta temporada se encuentra precisamente en el Coliseum Alfonso Pérez, donde le está costando ganar, una oportunidad para eliminar a un rival directo. n