FÚTBOL

Carácter de capitán

Los hermanos Tamara y Miguel Fernández portan el brazalete en el Valladares y el Celta juvenil 

Miguel, en el Celta juvenil, y Tamara, en el Valladares, comparten amor por el fútbol y responsabilidad en sus equipos.
Miguel, en el Celta juvenil, y Tamara, en el Valladares, comparten amor por el fútbol y responsabilidad en sus equipos.
Carácter de capitán

Un día cualquiera después del colegio, Tamara (1 de octubre de 1993) y su hermano Miguel (15 de marzo de 2000), con sus más de seis años menos, rompen un par de jarrones en casa. Cosas de niños y de andar a pelotazos mientras los padres se esfuerzan en que hagan los deberes. Unos años después, ella porta el brazalete de capitana en el Valladares y él en el Celta juvenil. En su caso, el dinero en reponer tarros, jarrones o algún cristal parece que estaba bien invertido. 
"Nuestros días eran Miguel, yo y un balón... Y tirábamos todo lo que se ponía por el medio", bromea Tamara, encantada de casi tutelar los avances de su hermano en el fútbol con seis años más y que ahora "él ya es el mejor de la familia, no hay color". No son los únicos porque la jugadora matiza que "siempre que podemos, nos marcamos algún partidillo y también se unen nuestros padres, que están encantados de que juguemos al fútbol". 
En este caso tienen que repartirse para ver jugar a los hermanos Fernández Rodríguez. Cuando el calendario lo permite, los acompañarán porque los hermanos se van a ver en todas las ocasiones que pueden. Esta campaña serán escasas por el ascenso del Valladares a Segunda División y la presencia del céltico en la División de Honor juvenil. Eso sí, Tamara describe que el respeto por la hermana mayor no siempre lo sigue Miguel porque "es mi mayor crítico". Y matiza que ella también opina: "Cada domingo, después de jugar, hablamos de quién lo hizo mejor, quién falló más, pero se queda ahí, en piques tontos y de fútbol. Es él el que entiende más de calidad y de fútbol". 
La integrante del Valladares juega de central, es contundente, pero también con facilidad para sacar el balón jugado. Por su parte, el celeste se mueve en el centro del campo, como centrocampista con recorrido y mediapunta. Destaca por la fuerza y también por la capacidad para el golpeo. "Vive mucho el fútbol", reconoce Tamara. 
Comparten amor por el fútbol y también brazalete de capitán. Gabi Couñago, entrenador del Valladares y que conoce a ambos, destaca su personalidad, "capacidad de trabajo y compromiso. Nunca fallan y tiran por los compañeros". La futbolista matiza que "nos parecemos mucho en la fuerza y en el carácter. En mi caso, soy la capitana por veteranía y porque me tomo en serio el fútbol. En el suyo no lo sé, porque es un proceso interno, pero supongo que la personalidad tendrá que ver". Son los hermanos Fernández Rodríguez: fútbol, carácter y algún jarrón roto de vez en cuando.n