CELTA

Bongonda es la apuesta

El belga es el jugador de ataque más utilizado por Berizzo en este inicio de temporada

Théo Bongonda corre con el grupo de titlares durante la sesión de entrenamiento de ayer.
Théo Bongonda corre con el grupo de titlares durante la sesión de entrenamiento de ayer.
Bongonda es la apuesta

A Théo Bongonda no le puede quedar duda alguna de que Eduardo Berizzo ha apostado por él en este arranque de temporada. Cierto es que la apuesta viene mediatizada por situaciones como la lesión de Fabián Orellana, el proceso de adaptación de fichajes como José Naranjo, Pione Sisto o Giuseppe Rossi o incluso la paternidad de John Guidetti, pero no lo es menos que el técnico argentino quiere que el joven belga asuma un importante peso en el juego ofensivo celeste.
Con la ventaja sobre muchos de sus competidores de ya tener interiorizadas las exigencias defensivas del Toto, Bongonda acumula hasta la fecha 454 minutos, ha jugado en todos los encuentros y es el único de los atacantes célticos que ha sido titular en cinco de los seis partidos oficiales disputados hasta la fecha. Y de esos cinco partidos, sólo fue sustituido en uno de ellos –el del Atlético– y en el minuto 86.
De ahí que de los ocho atacantes de los que ha echado mano Eduardo Berizzo hasta la fecha, sea el más utilizado con sus 454 minutos, muy por encima de los 381 de Iago Aspas, segundo en tal ránking. Por detrás quedan Pione Sisto (248), Fabián Orellana (180), Josep Señé (163), John Guidetti (159), Giuseppe Rossi (145) y José Naranjo (71).
Con todo, Balaídos le pide más. Le pide goles, ya que tiene minutos. Y él lo sabe. "Por el momento me siento bien. Llevo cuatro partidos jugando. El míster está contento conmigo. Pero los grandes jugadores marcan goles, tengo que marcar más este año", sentenció ayer.
Ante el Sporting la grada le llegó a recriminar que pensase tanto en dar el balón antes de en rematar, especialmente en una acción dentro del área que cerró con un taconazo hacia Mallo que no llegó a su destino. "En un partido todo pasa rápido –explicó ayer el belga al ser preguntado por esta acción–. Quería chutar, pero vi a Hugo Mallo y pensé que estaba bien posicionado. Me siento bien jugando en los dos lados. Si me pone a la izquierda juego y si me pone a la derecha, juego". Incidiendo en esta idea, el joven futbolista comentó que "cuando era pequeño me dijeron siempre que si un jugador está mejor posicionado que tú, dale el balón. En un partido todo pasa rápido, a veces quiero ir, pero no me siento seguro, no quiero perder la pelota y se la doy a un compañero. Pero en cada partido me siento mejor y con más seguridad".
Obviamente, el recuerdo que tiene la afición céltica de Nolito juega en su contra, pero él lo asume con naturalidad. "Nolito es un gran jugador y yo sé que también tengo calidad. No sé si puedo decir que es una presión, pero intento hacerlo lo mejor posible, correr todo lo que puedo, y no pienso en reemplazar a Nolito", concluyó ayer el internacional sub-21 belga.n