PIRAGÜISMO 

El barco extra de Piña

El palista de Tui debutó en un Europeo de maratón y logró la victoria junto a Iván Alonso

Diego Piña (en la popa de la piragua) e Iván Alonso, durante un porteo en el Europeo de maratón.
Diego Piña (en la popa de la piragua) e Iván Alonso, durante un porteo en el Europeo de maratón.
El barco extra de Piña

Diego Piña es un debutante de 29 años. Un principiante experto y que se bautizó en un Campeonato de Europa de maratón con una medalla de oro. Un triunfo que llegó cuando el deportista parecía destinado a salir de la élite del piragüismo tras años con la camiseta de la selección española en la pruebas de pista. 
En Pontevedra, junto a Iván Alonso, logró un triunfo que "no es la primera medalla, pero sí lo es en la categoría sénior. Tengo un bronce sub-23 en el Europeo en K-4 1.000 metros. Es la primera sénior y también en maratón, en el que debuté esta temporada", explica Diego Piña y reconoce que la victoria "sienta muy bien y más siendo en casa. Estaba arropado y sienta bien hacerlo con un amigo porque Iván Alonso lo es. Desde pequeños estamos juntos en el piragüismo y para mí es un mentor porque es uno de los mejores en esta modalidad a nivel individual. Montar con alguien de esta calidad me da un plus de tranquilidad y confianza". 
El palista de Tui vivió en 2015 un particular año horrible "en el que el motor no funciona bien y no rendí en el clasificatorio. Ahí me caí de cualquier barco de la selección española, pero fue por méritos propios". 
Anteriormente, vivió capítulos menos agradables y donde intervinieron otros factores. "Estuve al inicio de este ciclo olímpico, pero después hubo una serie de circunstancias con la Federación y el seleccionador. Me la jugaron. Metieron a quien interesaba en un barco que ahora está clasificado para los Juegos. Yo me había ganado la plaza por méritos en el bote y aquello hizo que me desmoralizara un poco. 2014 me volvió a salir bien y fui al Mundial en K-2. Terminé sexto", expresa Diego Piña y añade que "después salí por méritos propios en 2015". 
Con 28 años quedó sin objetivos y "no entrenas igual. Al no tener una motivación, no estás igual", reconoce el palista de Tui. Todo cambió en invierno, cuando Iván Alonso y Emilio Merchán decidieron separar sus caminos. "Me planteó la idea de ir al maratón, me lo planteé como algo nuevo. Entrenaba con él, le ayudaba como 'sparring'. Se dio cuenta de que podíamos ser compañeros. Tener el compañero en Tui ayuda mucho y podemos sacar más entrenamientos juntos. Además, podemos entrenar en K-1 juntos y uno tira del otro. Eso ayuda. Surgió hablando. Comencé a probar con él sin compromiso. Siempre le dije que, si quería, podía buscar una pareja más fuerte, pero me dijo que no y fue bien", explica Piña y considera que, incluso subió el nivel del barco con él a bordo. "Merchán tiene mucha calidad y experiencia, lo vale. Pero la compenetración en el K-2 es importante y creo que la nuestra es mayor". 
No obstante, el cambio no fue sencillo porque "para adaptarme al maratón tuve que trabajar y me costó. No es tanto por competir durante dos horas seguidas porque antes ya hacía entrenamientos largos. Es por la connotación de porteos, eso de salir del agua, ponerme a correr y volver al agua fue lo que más me costó. Es algo totalmente nuevo y cuando vuelves al agua acumulas el cansancio de la carrera y cuesta mucho volver a poner a palear", afirma el tudense y matiza que " tuvieron que hacer bastante trabajo conmigo. Hay entrenamientos que son específicos de porteos. Algunos sólo de porteos y otros que son de llevar un ritmo determinado y ponerse con ellos. Además, también hacemos entrenamiento de carrera. En lugar de sólo correr carrera continua, hacemos series en cuestas. Una pendiente fuerte y para arriba a lo que damos. También entrenamos atletismo". 
De esta forma, la pareja del Kayak Tudense se planteó una temporada en progresión. "El primer paso siempre fue el Campeonato de España. Una vez clasificados, pensamos en el Europeo y el objetivo era ganar. Si finalizábamos segundos o tercero también saldríamos contentos, pero el objetivo era ganar. Ahora ya pensamos en el Campeonato del Mundo y nos gustaría ganarlo. La preparación va enfocada hacia ahí, pero también la de nuestros rivales. Se juntan diferentes países y todos más preparados. Es el primer objetivo del año, es lo que te da la temporada", asegura Diego Piña. 
Es la nueva vida de un deportistas que compatibiliza su actividad laboral con el deporte con "sacrificio y sin tener apenas vida social. Tenemos suerte de que tanto a Iván como a mí nos ayudan en las empresas en las que estamos". También forma parte de la directiva del Kayak Tudense como vicepresidente, aunque reconoce que "cuando alguno de nosotros tiene un objetivo, el resto ayuda para descargarlo de trabajo". 
Debutante a los 29 años en el maratón, Diego Piña encontró el éxito y añade que "ahora mismo no pienso en los Juegos. Tuve oportunidades anteriores en 2012 o 2011 y ahora no es mi objetivo. Pero nunca se sabe, igual dentro de tres años me estás llamando y estoy clasificado para unos". Son los meandros en la vida del deportista.n