CELTA

Balaídos, la criptonita culé

El estadio vigués es el único de Primera en el que el Barcelona no ha logrado ganar en sus tres últimas visitas

Piqué persigue a Iago Aspas durante el partido del pasado enero en Balaídos.
Piqué persigue a Iago Aspas durante el partido del pasado enero en Balaídos.
Balaídos, la criptonita culé

El Santiago Bernabéu, el Vicente Calderón, el Sánchez Pizjuán, el Estadio de La Cerámica, Mestalla... Estadios todos de primer nivel en los que el Barcelona ha celebrado al menos un triunfo en sus tres últimas visitas. Algo que no ha podido hacer en Balaídos, recinto al que llega mañana sabedor de que suele atragantársele en los últimos tiempos.
No hay otro lugar en la geografía española que le traiga peores recuerdos recientes al poderoso líder de Primera División. De hecho, sólo otros dos equipos de todo el fútbol español pueden presumir de que el conjunto blaugrana no ha podido sumar una victoria en su estadio en las tres últimas ocasiones que lo visitó y ninguno que milite actualmente en la máxima categoría: el Numancia, en Segunda División y que logró tal hito en la primera década del presente siglo y en campañas no consecutivas –00/01, 04/05 y 08/09–, y el Arenas de Getxo, que allá por los años 30 se convirtió en un obstáculo insalvable para los barcelonistas a domicilio. Sea como sea, dos referencias que no tendrán ninguno de los futbolistas que jueguen mañana el duelo contra el Celta.
Mucha menos memoria hay que tener para recordar la buena racha celeste ante el Barça en Vigo, ya que se está produciendo en las tres últimas campañas, la actual incluida. En la temporada 2015/2016, con Eduardo Berizzo en el banquillo –y el actual técnico celeste, Juan Carlos Unzué, de segundo de Luis Enrique Martínez en el bloque culé–, el equipo vigués goleó al blaugrana en el arranque de la temporada (4-1). En la quinta jornada, Nolito y Iago Aspas pusieron tierra de por medio muy pronto, con sendos goles en los minutos 25 y 29; el moañés repitió en el arranque de la segunda parte y el gol de Neymar se quedó en nada cuando Guidetti redondeó el sonoro triunfo vigués.
La historia prácticamente se repitió un año después, en la séptima jornada de la liga 2016/2017. Pione Sisto, Aspas y Mathieu en propia puerta pusieron un escandaloso 3-0 en el marcador en el minuto 33, pero en esta ocasión el Barça apretó con tantos de Piqué y Neymar de penalti. El susto se lo sacó de encima el equipo vigués con un tanto de Tucu Hernández aprovechando un error de Ter Stegen con el pie, con lo que el último tanto de Piqué sólo sirvió para reducir la ventaja final local (4-3).
Esta misma temporada, el Barcelona ya tuvo que visitar Balaídos el pasado 4 de enero para el encuentro de ida de la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey, marchándose esta vez con un empate a un gol –que después remacharía en la vuelta con un doloroso 5-0–. La capacidad realizadora del conjunto vigués fue mucho menor en esta ocasión y los blaugranas erraron alguna que otra clara ocasión. Con todo, no rompieron el moderno maleficio que los persigue en Vigo.
Mañana, el Barcelona llega tras encadenar 39 jornadas ligueras invicto, un nuevo récord en Primera. Balaídos quiere dejarlo ahí.n