DAVID ÁLVAREZ. PATRÓN DE TIRÁN PEREIRA

"La bahía de San Sebastián siempre impresiona"

David Álvarez, patrón de Tirán, reconoce que "me gusta el mal tiempo, tengo confianza"

David Álvarez guía la trainera de Tirán Pereira en la regata disputada en A Coruña.
David Álvarez guía la trainera de Tirán Pereira en la regata disputada en A Coruña.
"La bahía de San Sebastián siempre impresiona"

David Álvarez (Vigo, 17 de febrero de 1979) afronta este domingo la que, en principio, será su última Bandera de La Concha como patrón de Tirán. Lo hará en un escenario que "siempre impresiona" y con previsión de mal tiempo. Las olas superarán los dos metros de altura. Algo que le permite disfrutar más de la regata. 

La previsión es de mal tiempo para el domingo con olas de más de dos metros. ¿Le gusta?
Espero que se mantenga porque cada vez que lo veo baja un poco el viento. Mejor, porque contra Zierbena, que estará en nuestra tanda, se supone que es mejor. Cuando no eres el favorito de la manga, siempre quieres algo de movimiento porque da más margen. Es también lo que busca Orio en la de honor, está a diez segundos de Urdaibai y la única esperanza es que exista un día de mal mar.

Y también es más fácil la aparición de los nervios. 
Sí. Y sucede tanto a favor como en contra. No me quiero olvidar de los otros barcos porque nosotros competiremos con San Juan y Donostiarra, que están cerca y van bien con mar duro. Verse delante o detrás influye mucho. Si te pones delante y consigues ir cómodo, puedes ganar mucho tiempo. Si vas un poco descolgado, pero sabes mantener la calma y remar bien, con una ola puedes recortar mucho. Nosotros ya tenemos experiencia y la palada que hacemos con Truco (entrenador de Tirán) es muy buena con olas y a mí me permite llevar bien la trainera. Los remeros son veteranos y saben hacerlo bien y no ponerse nerviosos, tanto en proa como en popa. La semana pasada, después de la eliminatoria, hicimos dos días de entrenamiento con mal tiempo, pero muy malo, y las sensaciones fueron muy buenas.  

Olas de más de dos metros, todos los ojos están en el patrón.  
La verdad es que sí, se me ve más. Pero a mí es algo que me da confianza. Son muchos años pasando días muy malos, tanto en invierno como en regatas. Este año en A Coruña también tuvimos un día muy malo e hicimos un cuarto puesto impresionante. A mí me gusta mucho cuando hay mal tiempo y la experiencia me ayuda.  


¿Tiene bien tomada la medida a la trainera?
La tiene más cogida el entrenador, que es el que la monta. Pero está muy bien. Pasamos un mes duro para estar ahora bien y la verdad es que los remeros se encuentran excelente, al 120%. Yo también me encuentro fino y el barco lo coge todo. Empopa muy fácil. Esta semana bajamos el entrenamiento para llegar frescos, pero en cualquier ola pequeña, incluso en la de los barcos, la trainera entra muy bien. Es una sensación que no tenía otros años o que tardaba más en coger.  

Todavía impresiona el escenario de San Sebastián con toda la gente que se junta. 
Eso siempre. Cambió un poco porque antes, cuando llegabas el jueves, no parecía tanto y ahora ya hay más en la eliminatoria. Aún así, el domingo da impresión porque es mucha gente. No es algo a lo que te acostumbras. Es como un futbolista cuando sale a un campo lleno o un ambiente especial. Es como cuando el Celta salió ante el Manchester esta temporada. Decías, "cómo está esto". Ahí es igual , en San Sebastián pasa lo mismo. Lo que pasa es que la experiencia te ayuda a tener más tranquilidad, pero siempre impresiona. 

También hay que aclarar que justo en la Bahía de la Concha las olas levantan más de lo habitual.
Siempre levantan mucho más. Hace como un embudo, especialmente a la altura del Aquiarium y la isla, cuando se sale a mar abierto. Hay mucho rebote y también las olas son muy largas. La primera calle no será buena porque habrá mucha suciedad para salir y entrar hacia la playa. Si el pronóstico es de olas de 1 metro, estás allí y son 2. Siempre es más de lo que pone. El sábado pasado marcaba 1,3 y allí había mucho más.   

¿Usted ya es conocido allí?
Sí. Ya me conoce la gente, los remeros, los árbitros, los medios. Lo noto, que ya soy conocido. Pero este es mi último año. Tengo tomada l a decisión. 

¿Por qué?
Ya lo anuncié después de la eliminatoria. No voy a seguir porque ya son 22 años y creo que tengo todo bastante conseguido y se hace duro ir todos los días a Moaña para entrenar. Vivo en Vigo y pierdo una hora de desplazamiento en cada sesión. Tengo una hija pequeña de seis años y ya tira mucho. Tiene deberes, quiere hacer cosas... Ya empecé la temporada con la decisión tomada y los remeros ya lo sabían. Por lo menos, necesito parar. Ya se verá lo que pasa dentro de un mes porque, cuando lo deje, empezará a sonar el teléfono. Lo que no me apetece es seguir compitiendo a un nivel tan alto. Si fuera de Moaña, seguramente seguiría porque iría andando al club. Pero hay un trabajo y toca apartarse un poco.n