CELTA

Dos amigos, una meta, dos caminos

Luis Suárez, Aspas y Luis Alberto, cuando coincidieron en el Liverpool.
Luis Suárez, Aspas y Luis Alberto, cuando coincidieron en el Liverpool.
Dos amigos, una meta, dos caminos

n n nA Iago Aspas y Luis Alberto Romero los unió el Liverpool. En verano de 2013, ambos aterrizaron en el mítico conjunto inglés como apuestas semidesconocidas, para la afición británica, y enseguida levantaron cierto recelo. Aquella temporada 13/14 fue dura para ambos, que vivían su primera experiencia lejos de casa y del club que los vio crecer –Celta y Sevilla–, bien es cierto que a edades muy diferentes: el céltico a los 26 años y el sevillano a los 21.
En el conjunto inglés ninguno encontró su sitio. Aspas apenas jugó 15 partidos y Luis Alberto, 12. Pero hicieron piña en el vestuario bajo el ala protectora de otro español y ex céltico, la valenciano José Enrique. Su amistad alivió un tanto los malos momentos y las críticas recibidas.
Tras ese primer año, los dos salieron cedidos el segundo, el de Moaña al Sevilla –con opción de compra obligatoria– y el de San José del Valle (Cádiz) al Málaga. Y en verano de 2015, Aspas dio un giro regresando al Celta, distanciándose entonces del camino que todavía tuvo que seguir Luis Alberto, con una temporada más de cesión en la Liga, en su caso en el Deportivo de A Coruña.
El retorno a casa del céltico le salió redonda. Subió su nivel y ayer hace un año, recibió la llamada de la selección. El camino del canterano del Sevilla fue diferente, ya que acabó saliendo traspasado del Liverpool para fichar por la Lazio hace dos veranos. Allí, ha destapado por fin la calidad que hoy le puede llevar a debutar con la selección española. Al lado de Aspas.n