DEPORTIVO-CELTA

Una amenaza por tierra y por aire

Ofreció soluciones de espaldas a portería, se entendió muy bien con sus compañeros y asistió a Iago Aspas en la acción del 0-1

Claudio Beauvue se dispone a golpear el balón durante el encuentro contra el Deportivo.
Claudio Beauvue se dispone a golpear el balón durante el encuentro contra el Deportivo.
Una amenaza por tierra y por aire

Después de diez meses alejado de los terrenos de juego, Claudio Beauvue apenas ha necesitado un puñado de minutos para demostrar lo importante que puede ser para el Celta. Y no en encuentros intrascendentes, sino en partidos fundamentales como el choque ante el Krasnodar en Balaídos –en el que marcó el gol de la victoria– o en el derbi de ayer en Riazor, en el que se convirtió en el mejor futbolista celeste tras sustituir al lesionado John Guidetti en los primeros minutos.
El infortunio castigó al Celta, que se quedó muy pronto sin el delantero sueco, pero Beauvue hizo olvidar al nórdico sobre el césped de Riazor. Contar con el guadalupeño supone una enorme ventaja en los balones aéreos, pues la grave lesión que sufrió la temporada pasada no le ha restado un ápice de su capacidad de salto, pero además el ex del Olympique de Lyon es un jugador muy hábil con el balón en los pies y ve el fútbol con una asombrosa facilidad.
Contra el Deportivo, Beauvue ofreció soluciones de espaldas a portería, se entendió muy bien con sus compañeros, supo aprovechar los espacios que dejaba la defensa blanquiazul y, además, participó de manera directa en la acción que decidió el partido, recogiendo un servicio largo de Wass para asistir a Iago Aspas en el 0-1.