PAULO PASCUAL MÚSICO VIGUÉS, PRIMER THEREMISTA DE GALICIA

"Para tocar el Theremín hay que tener paciencia, es música sin contacto físico"

El vigués Paulo Pascual es uno de los pocos intérpretes del theremín, un instrumento electrónico que carece de cuerdas, teclas o viento: sólo ondas, que hay que modular con las manos.

Paulo Pascual, con el theremin en A Guarda.
Paulo Pascual, con el theremin en A Guarda.
"Para tocar el Theremín hay que tener paciencia, es música sin contacto físico"

Misión casi imposible, pero una vez dominado produce un efecto espectacular. Acaba de publicar un disco, "Planeta Theremín", donde también toca la guitarra, y es el primero en Galicia que se graba con dicho instrumento. Lo acompaña un espectacular vídeo grabado hace unos días en Cocho das Dornas, en Samil. Su nombre deriva de su inventor, el ruso Léon Theremin, que lo patentó en 1928. Está formado por dos antenas metálicas que detectan la posición relativa de las manos del thereminista y los osciladores para controlar la frecuencia con una mano y volumen con la otra. Las señales eléctricas se amplifican en un altavoz.
¿Cómo empezó con el theremín?
Empecé en 2004 con uno casi de juguete, y me compré un Moog, hace 5 años y a partir de ahí empecé más en serio. En vez de crear ruidos logró algo más melódico y es el que uso. 
¿Tocarlo, misión imposible?
Son dos antenas, una de ellas, la vertical regula el tono, por proximidad, agudo o grave, la otra el volumen. Para conseguir tonos, hay que trabajar mucho y memorizar posiciones para sacar cuatro o cinco notas, es muy difícil y hay que trabajar mucho. Pero cuando empiezas a hacer melodías compensa. Pero es muy duro, cuando desafinas suena muy mal. Es quizá como un violín o una voz, las partituras son parecidas. 
¿Cómo surgió el disco?
Toco este theremín en varios grupos pero este disco es el primero que es protagonista, lleva toda la parte melódica. En el disco tengo alguna colaboración puntual del chelo y otra del piano; la base de todo es guitarra eléctrica y acústica y theremín. Empecé hace dos años a hacer repertorio, lo fui currando y decidí grabar el disco, tras tocar mucho tiempo en salas. 
Supongo que no habrá muchos intérpretes, dada su dificultad.
En el mundo hay pocas personas que tocan este instrumento, hay más mujeres que hombres y en España somos contados con los dedos de la mano. El precio del theremín depende, el Moog estándar está sobre 400 euros y tiene entre 5 y 7 octavas. Con más octavas los intervalos entre las notas son mayores según te separas. Para practicar es complicado, con más escalas la distancia es mayor.
¿Recomienda aprender?
Lo recomiendo totalmente, doy clases, pero recomiendo paciencia. Sacar sonidos raros es sencillo, pero la primera nota es la que cuesta. Cuando salen dos o tres notas es mágico, una música sin contacto físico.