EL TALENTO DE LA RÍA, A POR LOS GOYA

El talento de la Ría a la conquista de los Goya

Las cintas de dos vigueses, Álvaro Gago y Guillermo de Oliveira, junto a un cangués, Kris Cembe, están nominadas a la estatuilla

Álvaro Gago, con el cartel de “Matria”.
Álvaro Gago, con el cartel de “Matria”.
El talento de la Ría a la conquista de los Goya

nnn El talento de ambos lados de la Ría aspira a llevarse un Goya. Así, están nominados dos directores vigueses y un cangués en tres categorías: Álvaro Gago, con “Matria”, con el que ya ganó el festival independiente de Sundance compite por el mejor cortometraje; Guillermo de Oliveira aspira con su primer trabajo, “Desenterrando Sad Hill”, a la mejor película documental y Khris Cembe, que con “Soy una tumba” compite por ser el mejor corto de animación.
“Cuando trabajo lo hago tan distanciado de cualquier tipo de expectativa que ni me lo había planteado; concretamente ‘Matria’ fue concebida para hacer algo en familia, mi padre y mi tío participaron en la producción, no tenía una ambición especial”, afirma Álvaro Gago, que  suma un reconocimiento más a la historia de Ramona, una trabajadora en una fábrica de conservas.  “Es complicado identificar la fórmula por la que ‘Matria’ ha triunfado de esta manera, igual es que Galicia es aún muy virgen como tema audiovisual y una desconocida más allá de nuestra fronteras, lo que le atribuya algo de exotismo”. Sin embargo Gago considera que también juega el factor suerte: “He coincidido con películas maravillosas que por no tratar un tema de moda han quedado en el ostracismo”. Reconoce que aunque no fue pensado en ese sentido,  la cinta se benefició por su temática de todo el movimiento de empoderamiento de la mujer.
Guillermo de Oliveira recibió con satisfacción la nominación de un documental, “Desenterrando Sad Hill”, muy potente y cuya producción colaboraron 300 personas de 30 países a través del micromecenazgo: “Sabíamos que había posibilidades, pero por otra parte es un año muy complicado, donde se quedaron fuera cintas muy buenas y con grandes presupuestos”. Oliveira considera que primó la historia ante la producción: “Lo más costoso es poder exhibirla, cuando lo hacemos contacta con la gente”.
La historia de Sad Hill, el cementerio abandonado en Burgos donde se rodó “El bueno, el feo y el malo” y el colectivo que intenta recuperarlo cautivó a Oliveira, que comenzó con nueve meses de rodaje un proyecto que se prolongó tres años. “Esta nominación es un reconocimiento para todo el equipo, pero también para las 4.000 personas que han hecho donaciones en Sad Hill y cuyo nombre ya aparece en una de las 5.000 cruces. 
El tercer aspirante a un Goya, Khris Cembe, creció en Cangas, aunque desde hace unos años reside en Barcelona. Su cinta de animación, “Soy una tumba” se proyectó en Vigo en Primavera de Cine, al igual que “Matria”, de Gago. “Aunque confío en la historia, porque está funcionando muy bien en el extranjero, no lo esperaba porque es muy complicado, son diez cortos votados por toda la academia”. En dibujos 2D aborda el tema del narcotráfico en Galicia: “Están saliendo más cosas en 2D porque es más económico que el 3 Dimensiones, yo lo prefiero por mi pensamiento artístico, me gusta el dibujo y la imperfección, quiero contar historias con lo que tengo a mano”.
Los tres, que agradecen la nominación, coinciden en reconocer que si bien los hace más conocidos, no les facilita el camino para conseguir financiación para el siguiente proyecto: “Cada nuevo trabajo hay que luchar desde cero”, aseguran. Gago admite que la buena aceptación de su corto ha despertado nuevos intereses: “Me vale para seguir trabajando y ver de una forma más clara que igual puedo vivir de esto”. Todos están ya involucrados en nuevos proyectos.
Los ganadores se conocerán en la gala de los Goya que tendrá lugar el 2 de febrero en Sevilla.n