Nicanor Parra a su nieto: 'Don Quijote no cabe en un fin de semana'

'Don Quijote no cabe en un fin de semana'. Estas palabras hace escasas horas que se las ha dicho Nicanor Parra a su nieto, Cristóbal Ugarte, quien en este 23 de abril, Día Mundial del Libro, ha representado a su abuelo en la ceremonia de entrega del Premio Cervantes, en el tradicional marco del Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.
Ugarte ha leído ante la presencia de los Príncipes de Asturias unas palabras y, a continuación, poemas y antipoemas de su abuelo, que no ha acudido a este acto debido a su avanzada edad, 97 años.

En esa declaración, el nieto de Nicanor Parra ha comenzado con un encargo del escritor chileno, quien ha pedido una 'prórroga de mínimo un año' (hasta abril de 2013) para elaborar un discurso 'medianamente plausible', ha dicho Ugarte.

Asimismo, haciéndose eco de otras palabras de Parra, Ugarte ha recordado que hace algunos años, le dijo: 'He llegado a la siguiente conclusión: hay que hablar por escrito. Yo demoro seis meses en armar un discurso que se lee en 45 minutos y que parece que estuviera improvisado'.

Cristóbal Ugarte ha desvelado algunas curiosidades respecto a su abuelo y su actual residencia, su casa de Las Cruces, en la costa chilena. Así, sabemos ya que vive 'rodeado de libros, la mayoría de ellos versiones y estudios del Quijote pero también algunos libros de la biblioteca de Don Quijote como, por ejemplo, los seis tomos de 'La araucana' de Alonso de Ercilla. También tiene varias enclopedias abiertas sobre las mesas y los sillones 'con las páginas más importantes señaladas con bolsitas de té recicladas', ha dicho.

UN LIBRO 'X ESCRIBIR'

A continuación, Cristóbal Ugarte leyó varios poemas y antipoemas que su abuelo escribió en una máquina de escribir, hoy presente en la ceremonia del Cervantes.

Comenzó con un poema referente al Premio Cervantes que le ha concedido el jurado a Nicanor Parra: '¿Esperaba este premio?' ('No... Los premios son para los espíritus libres y para los amigos del jurado', dicen en algunos de esos versos). Le siguieron 'Soliloquio del individuo', 'La seriedad con el ceño fruncido', 'Somos dos estudiantes de pedagogía', 'Existe', 'La neurosis no es una enfermedad', 'Autorretrato' y 'El hombre imaginario'.

Por último, Cristóbal Ugarte concluyó con una pregunta que su abuelo se formula: '¿Se considera Ud. acreedor al Premio Cervantes?' (-Claro que sí, -Por qué, -X un libro que estoy X escribir', asegura el escritor chileno).