LA EXPOSICIÓN 'FAROS Y VIUDAS', DEL INCONFUNDIBLE PINTOR CANGUÉS, LLEGA A LA CAPITANÍA

Velloso alumbra Baiona

Los colores y las formas distorsionadas acaparan todas las miradas en la Capitanía Marítima de Baiona. La obra del inconfundible pintor cangués Raúl Velloso se expone durante la primera quincena del mes de septiembre en la villa con una pequeña muestra de su peculiar forma de entender la pintura y plasmar la realidad.
Velloso alumbra Baiona
La exposición 'Faros y viudas', fomada por un total de 24 obras y varias serigrafías, llega a la villa como máxima expresión de la soledad, aspecto que según la visión del autor une a ambos conceptos. 'Desde el punto de vista gallego, recuerdo a la típica viuda que se encargaba de llevar a familias enteras, al igual que los faros salvaban a los barcos', afirma el pintor.

Raúl Velloso, alumno aventajada del catalán Antonio Tàpies, decidió hace tres años iniciar su serie de faros. 'Fue tras pintar las torres románicas de Santa Coloma, en el Pirineo, cuando todo el mundo decía que eran faros y seguro que tenían razón', recuerda.

El Ayuntamiento de A Coruña le encargó el trabajo de la Torre de Hércules para presentar la candidatura a Patrimonio de la Humanidad y el monumento ocupa una parte esencial de la muestra. También otros faros menos conocidos, algunos de ellos en estado semirruinoso en el norte de Túnez y Argelia se pueden encontrar en la exposición.

'Los faros me dan mucho juego porque plásticamente se pueden pintar de muchas formas', señala Velloso. El autor utiliza pintura ecológica, pigmentos naturales mezclados con caucho látex, lo más parecido a un acrílico, aunque 'le puedes añadir otros elementos'.

Denominado en su día como el descubrimiento gallego de Tàpies, Raúl Velloso tuvo 'la suerte' de estudiar con el pintor catalán en Barcelona y también residió en Suiza, aunque ahora vive de nuevo en su localidad natal.
'Tàpies me dijo: 'Es mejor que vendas un millón de cuadros a 1 euros que uno por 1 millón de euros', señala ante las 'complicaciones' del mercado nacional y el 'repunte' del internacional. 'No puedes bajar los precios porque va contra tus clientes y se devalúan sus compras', explica.