BAIXO MIÑO

El río Miño se dibuja como eje de integración transfronteriza

Tomiño acogió la reunión organizada por la Diputación con ayuntamientos gallegos y lusos

En la reunión de ayer asistieron la presidenta de la Diputación y alcaldes de ambas márgenes
En la reunión de ayer asistieron la presidenta de la Diputación y alcaldes de ambas márgenes
El río Miño se dibuja como eje de integración transfronteriza

  La Diputación reunió ayer en Tomiño a los máximos especialistas en Cooperación Transfronteriza de toda Europa en una jornada, denominada “A nova AECT Río Miño desde unha visión comparada: a raia e Europa”, que contó en la sesión de apertura con la presencia de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva; del diputado provincial de Cooperación Transfronteriza, Uxío Benítez; del secretario territorial de la Xunta, Ramón Pereiro, del director de la Fundación Centro de Estudios Eurorrexionais Galicia-Norte de Portugal, Rubén C. Lois; del presidente de la Cámara de Vilanova de Cerveira y representante del CIM Alto Minho, Joao Fernando Brito Nogueira, y la alcaldesa de Tomiño, Sandra González. En las intervenciones de apertura, tanto la presidenta de la Diputación como el representante del CIM y la alcaldesa de Tomiño coincidieron en una reivindicación unánime, al insistir en reclamar que “los fondos europeos destinados a cooperación transfronteriza sean destinados realmente a la frontera”.
El objetivo de este encuentro, según indicó el diputado Uxío Benítez, “es el de conocer experiencias exitosas en el campo de la cooperación entre territorios a nivel peninsular y europeo, para extraer conclusiones y ponerlas en práctica en la AECT Río Miño”. Benítez aprovechó además para anunciar que el próximo 5 de mayo el ayuntamiento de Tui acogerá una segunda jornada, cuyo tema central será la Movilidad Transfronteriza. Hay que recordar que a día de hoy, la Diputación de Pontevedra y la Comunidad Intermunicipal del Alto Minho están a la espera de la aprobación oficial para la nueva AECT do Miño, que busca reforzar las sinergias existentes entre ambas orillas del río. En este sentido, la presidenta del ente provincial, Carmela Silva, destacó que esta Agrupación “deber ser una herramienta útil, de desarrollo para los vecinos del territorio de la AECT, que cree espacios de oportunidades, que apuesten por la creación de empleo, por las infraestructuras y por el medio ambiente”.
Por su parte, Ramón Pereiro insistió en destacar la “homogeneidad cultural de este territorio, lo que favorece de manera positiva la iniciativa y constituye un elemento de unión”. El secretario territorial de la Xunta hizo un recorrido por los proyectos de cooperación transfronteriza que ya existen a nivel gallego-portugués, para destacar la importancia de este tipo de iniciativas. Joao Fernando Brito Nogueira puso en valor la necesidad de “pugnar por los derechos de nuestro territorio” en referencia al destino de los fondos europeos transfronterizos, y en la oportunidad de “construir  a partir de la frontera, con la voluntad de ambas orillas del río de que la Agrupación sea un éxito”. A esta voluntad también se refirió la alcaldesa de la localidad, Sandra González, al señalar que “en Tomiño al igual que en el resto de la raya del Miño llevamos mucho tiempo haciendo cooperación, incluso de manera intuitiva”. Recordó, además, que Tomiño y Vilanova da Cerveira plasmaron formalmente esta cooperación hace dos años en la Carta de Cooperación Transfronteriza. Sandra González afirmó que “ahora es el momento de dar más pasos, y esta AECT es el instrumento que nos permitirá avanzar y llegar a los lugares en los que se toman las decisiones con voz propia”.
La Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) Río Miño, que está en proceso de constitución, incluye 16 ayuntamientos gallegos  y diez cámaras del Norte de Portugal. 

Unas jornadas de intercambio con acento internacional 

nnn En la jornada de Tomiño, participaron personalidades tan destacadas como Slaven Klobucar, administrador de las AECT y de la Cooperación Transfronteriza en el Comité de las Regiones, y Martín Guillermo, secretario General de la Asociación de Regiones Fronterizas de Europa, ambos representantes de instituciones de gestión de las agrupaciones europeas dentro de la UE que hablaron sobre las necesidades y oportunidades de estas asociaciones. En el ámbito de las experiencias internacionales concretas, destaca la participación de Johanna Fischer, gestora de proyectos de la AECT Eurodistrict Saarmoselle (territorio franco-alemán) y de Zoltán Bará, director Ejecutivo de la AECT Pons Danubii (territorio húngaro y eslovaco). La AECT Saarmoselle pretende promover la cooperación transfronteriza entre el estado federado de Sarre y el departamento francés de Mosela en aras de aumentar el atractivo y la competitividad del territorio transfronterizo, garantizar su crecimiento, empleo y calidad de vida. Asimismo, la labor de la entidad es defender los intereses de la región transfronteriza frente a instituciones regionales, estatales y europeas. En este sentido hay que señalar que afecta a un territorio de más de 600.000 habitantes y que, desde su creación en 2010, ya puso en marcha varios proyectos, como la conexión por medio de líneas de autobús, el estudio de instauración de un ferrocarril urbano o la valorización de contornos de paisaje fluvial y de patrimonio industrial. Entre sus objetivos futuros está la puesta en marcha de escuelas infantiles transfronterizas, la cooperación en el ámbito de la planificación urbanística y territorial o mejorar la cooperación sanitaria.