REDONDELA

Piden un cambio radical en el Carnaval de Verano

AER quiere que reduzcan la zona dedicada a la actividad etílico-festiva

El concierto central de la Alameda debería ser suprimido.
El concierto central de la Alameda debería ser suprimido.
Piden un cambio radical en el Carnaval de Verano

La Agrupación de Electora de Redondela  propone una reformulación en profundidad del Carnaval de Verano eliminando el concierto de la Alameda y creando una red de actuaciones por toda la villa. Además, pretende que con estas medidas se cree al mismo tiempo un mensaje de efecto disuasorio para evitar que se transforme en una fiesta masificada con consumo abusivo de alcohol y conflictividad. Después de evaluar las problemáticas reiterativas año tras año, AER ponen encima  de la mesa hasta 18 propuestas de actuación urgente para que la fiesta no caiga en el más absoluto desprestigio. AER “está a favor de que en Redondela el vecindario participe y desarrolle iniciativas festivas y de ocio como es el Carnaval de Verano, pero no puede estar a favor del desafortunado evento en el que en los últimos años se fue convirtiendo este acto festivo, sobre todo a partir de últimas horas de la tarde y a lo largo de la noche”. Aseguran que el éxito no debe estar en el número de asistentes, sino “en que  todo el vecindario sea quien participe de la celebración con seguridad y en un ambiente festivo respetuoso. No es aceptable que cada vez se arrincone más la zona donde los más pequeños pueden disfrutar de actividades, mientras va creciendo la zona etílico-festiva”. La dirección a seguir, según AER, deberá tener un mayor contenido cultural y   con programación “para todos los públicos”.  

Más actividades para niños y menos botellón

Entre las medidas propuestas destaca el cambio radical de programación, eliminando el concierto de la Alameda, sustituyéndose este por eventos de pequeño formato en plazas y localizaciones por toda la villa. 
También un aumento de las actividades para niños y de índole familiar, sobre todo en la Alameda para disuadir la formación del típico macrobotellón consentido. También la promoción del evento desincentivando el concepto de macrofiesta y la erradicación de cualquier indicio de machismo en la cartelería asociada. Apuntan también tomar medidas para minimizar el volumen de basura en las calles y reforzar los medios de los servicios de seguridad y emergencia locales.