COMARCAS

Desarticulan grupo criminal responsable 27 robos Pontevedra y norte Portugal

La Guardia Civil detuvo la pasada semana a tres personas en las localidades de Tomiño y Salceda de Caselas, integrantes de un grupo criminal dedicado a la comisión de robos con fuerza en el interior de viviendas habitadas.

La Guardia Civil durante los registros
La Guardia Civil durante los registros
Desarticulan grupo criminal responsable 27 robos Pontevedra y norte Portugal


La investigación denominada policialmente “CATALPA”, llevada a cabo por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, tutelada por el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción Nº1 de Tui y la Fiscalía de Vigo, se inició el pasado mes de junio tras detectar un importante incremento en la comisión de robos con fuerza en el interior de viviendas en la zona sur de la provincia de Pontevedra,  los cuales seguían  una misma pauta de comisión.
Como resultado de la investigación y la práctica de los registros domiciliarios, han sido esclarecidos por el momento 27 hechos delictivos: 21 de ellos cometidos en las localidades de Tomiño, Tui, O Porriño, Mos, Salceda de Caselas, y Ponteareas y los 6 restantes en la zona de Valença do Miño (Portugal).
El análisis de la información recabada en cada uno de los hechos delictivos permitió elaborar el perfil de los autores y establecer una línea de investigación que posibilitó identificar a los integrantes de un grupo criminal, que se asentaba en la localidad de Mos; si bien, el cabecilla del grupo residía en la localidad de Valença do Miño (Portugal) huido de la justicia debido a las requisitorias judiciales que tenía en vigor. 
Se pudo comprobar cómo los investigados obtenían información sobre las viviendas que resultaban más idóneas para su posterior asalto. Para ello hacían un exhaustivo reconocimiento durante varios días de las zonas donde se encontraban éstas y se fijaban, especialmente, en viviendas unifamiliares alejadas de núcleos de población.
Tras dicho reconocimiento, seleccionaban las viviendas que por su aspecto exterior hacían sospechar que pudiera haber objetos de valor en su interior, comprobando, a continuación, si se encontraban habitadas y, en caso positivo, las horas en las que no se encontraba nadie en su interior. Para ello realizaban las observaciones durante la tarde y posteriormente en horas próximas al anochecer, pudiendo ver en cuáles de las viviendas seleccionadas había luz en el interior.
Una vez seleccionadas las viviendas, los autores accedían a su interior mediante el forzamiento de alguna ventana o puerta de acceso, procediendo al registro íntegro del inmueble y, aunque sustraían todo tipo de objetos, se fijaban especialmente en las joyas de oro y el dinero en metálico, además de herramientas, electrodomésticos, televisores, dispositivos electrónicos (tales como ordenadores, tablets, teléfonos móviles), etc.
Una vez cometido el robo, trasladaban los efectos a sus domicilios para darles salida posteriormente a través de diversos canales; bien a través de receptadores habituales, bien directamente a través de páginas web, aplicaciones móviles y grupos de venta de redes sociales. De igual modo se ha podido comprobar cómo, en ocasiones, los autores escondían el botín en una zona boscosa próxima a la vivienda asaltada; procediendo a su recogida por parte de otros miembros del grupo en días posteriores, para eliminar la posibilidad de que dichas personas fueran identificadas con objetos procedentes del robo en caso de un posible control policial.
Con ocasión de la actividad operativa realizada por los investigadores, se pudo comprobar que la actividad delictiva del grupo en las últimas fechas era desmedida, llegando a cometer en la misma semana hasta 4 hechos delictivos, lo cual ha precipitado la detención de los mismos.
Por parte del Juzgado que entiende del asunto fue remitida al Tribunal de Vilanova de Cerveira (Portugal), una “Comisión Rogatoria” solicitando auxilio judicial para la práctica de la diligencia de entrada y registro en el domicilio del principal investigado, sito en la localidad de Vila Mea de Valença do Miño (Portugal), siendo autorizada dicha diligencia por el citado Tribunal.
Tras la detención de las personas investigadas, se realizaron 3 registros domiciliarios, dos de ellos en las localidades de Mos y el otro en la localidad portuguesa de Vila Mea de Valença do Miño.  Este último registro se llevó a cabo conjuntamente por la Guardia Nacional Republicana de Valença do Miño y agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra.
Como resultado de los citados registros domiciliarios fueron  intervenidos multitud de efectos procedentes de los hechos investigados, tales como: numerosos electrodomésticos, diversas herramientas, gran cantidad de maquinaria (compresores, cortasetos, desbrozadoras, motosierras, cortacésped, taladros, amoladoras, hidrolimpiadoras, etc), televisores, ordenadores, teléfonos móviles, restos de una motocicleta y un arma de fuego (escopeta sustraída en una vivienda en Salceda de Caselas);  los cuales tras un primer análisis se ha podido comprobar que proceden de los hechos delictivos investigados.
Cabe destacar que a lo largo de la investigación, se ha establecido un marco de cooperación policial entre los investigadores de la Guardia Civil y el Núcleo de Investigación Criminal de la Guarda Nacional Republicana de Valença do Miño, lo cual ha posibilitado que desde el inicio de la investigación fueran recuperados numerosos efectos  que se encontraban en el país vecino, procedentes de los hechos cometidos en nuestro país, los cuales una vez reconocidos le han sido devueltos a sus titulares.